Piden ONGs instalar bebederos en todas las escuelas

Las organizaciones civiles hicieron un llamado a las autoridades federales y legisladores a instalar bebederos de agua potable en todas las escuelas de nivel básico y superior.
Recientemente, el GDF instaló bebederos en las escuelas de Iztacalco
Recientemente, el GDF instaló bebederos en las escuelas de Iztacalco (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Organizaciones de la Alianza por la Salud Alimentaria llamaron al Ejecutivo federal y al Congreso de la Unión, a instalar bebederos de agua en todos los centros de educación básica y media superior.

En conferencia de prensa, el director de El Poder del Consumidor, Alejandro Calvillo, recordó que legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) presentaron una propuesta de reforma para la Ley General de Infraestructura Física y Educativa que haría obligatorio instalar bebederos en las escuelas.

"Este decreto ya fue aprobado en la Cámara de Diputados y se encuentra en la de Senadores, ahora corresponde a las comisiones de Educación y Estudios Legislativos discutirla en el próximo periodo de sesiones", señaló.

Calvillo llamó a cumplir los compromisos asumidos por ambos poderes, ya que México no sólo es el mayor consumidor de refrescos en el mundo, con un promedio de 163 litros por persona al año, sino que también lo es del mayor consumo de agua embotellada, con 234 litros anuales.

"Una de las causas principales de ese consumo, que genera impactos económicos a las familias más pobres y un desastre ambiental por la energía consumida y la basura generada, es la falta de acceso a agua de calidad para beber", manifestó.

Consideró que la introducción de bebederos en las escuelas está relacionada con el derecho humano al agua, ya que eso permitiría el acceso a agua en cantidad suficiente, continua y de calidad adecuada.

En su oportunidad, la coordinadora del área de salud alimentaria de El Poder del Consumidor, Xaviera Cabada, señaló que la iniciativa tiene el carácter de urgente ya que la falta de acceso al agua es una problemática "fuerte", al igual que la alta disponibilidad de refrescos.

Refirió que luego de trabajar en la Montaña de Guerrero, donde se ha lanzado la Cruzada Nacional contra el Hambre, la falta de acceso a agua de calidad para beber incrementa el consumo de refrescos generando desnutrición, obesidad y sobrepeso.

En su opinión, si no se soluciona la falta de acceso al agua de calidad para beber, se pondrán en riesgo la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control de Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, además de la Cruzada Nacional contra el Hambre.