Con pastorela buscan integrar a niños de la calle

En el Distrito Federal se tienen 13 mil niños en situación de calle y 30 por ciento de ellos se encuentran en la delegación Cuauhtémoc.

Ciudad de México

Con una pastorela, niños en situación de calle que buscan su reintegración promovieron la campaña "Come sano y a un niño da la mano" realizada ayer en la Fundación Renacimiento que trabaja con niños y jóvenes que viven en la vía pública para reinsertarlos en la sociedad.

Actualmente en el Distrito Federal se tienen 13 mil niños en situación de calle y el 30 por ciento de ellos se ubican en la delegación Cuauhtémoc, donde se ubica esta fundación que ha iniciado un trabajo con familias en riesgo para evitar que los niños abandonen su núcleo familiar.

Para integrarlos a sus familias primero se analiza si es recomendable y se da terapias tanto al niño como a la familia

José Vallejo, director de la Fundación Renacimiento explicó que se atienden a 160 niños y jóvenes en la casa hogar, además se visitan los puntos en donde pernoctan ahí se les apoya a 300, el trabajo se incrementa en la actual temporada decembrina porque les "llega la nostalgia".

Para Vallejo, quien prefiere referirse a "niños en abandono social" no a "niños de la calle" porque quien ha fallado ha sido la familia, la escuela y la comunidad "no ellos" dijo que el "gobierno no sólo les ha fallado, sino también los ha olvidado".

Y una muestra clara de éstos es que estos niños se pueden ser incorporados con atención, porque carecen de afecto. Para tratarlos se tiene un grupo multidisciplinario.

En la fundación, explicó se les ayuda con el hospedaje, la alimentación y con sus estudios, algunos han concluido sus licenciaturas en periodismo, hotelería, turismo y trabajo social.

De los más mil niños que han logrado su reintegración, 483 de esos muchachos se han integrado socialmente con una nueva familia; 427 con su familia original y 100 que se han quedado en la fundación han terminado sus estudios y se han reintegrado con sus profesiones y oficios.

La Fundación Renacimiento explicó que se atienden a 160 niños y jóvenes en la casa hogar

Algunos son oficinistas o panaderos en las cadenas comerciales, trabajan de almacenistas o son albañiles, pero todos se han reincorporado a la sociedad.

Para integrarlos a sus familias primero se analiza si es recomendable y se da terapias tanto al niño como a los familiares, de no ser posible se integran a otra familia o se quedan en la casa hogar a concluir sus estudios.

Empleados de la empresa Campo Vivo asistieron en esta ocasión a la posada de la Fundación Renacimiento, porque explicó su director Mateo Dornier ellos aportan recursos para los programas que se implementan en ésta. Y deben conocer el trabajo que se realiza con sus aportaciones.

Campo Vivo, explicó comercializa productos orgánicos y realiza campañas para dar donativos a los programas de la fundación y en esta ocasión donaron un cheque por 30 mil pesos.