Por obras, pierden 60% de clientes en Masaryk

Solicitan pausa a parquímetros en Polanco. Los trabajos han colapsado la circulación y afecta negocios, afirman los restauranteros.

Ciudad de México

Las obras de rehabilitación de Presidente Masaryk, en Polanco, han provocado que los restaurantes ubicados en esa avenida pierdan hasta 60 por ciento de su clientela.

De acuerdo con los restauranteros de la zona, la obra no solo ha complicado la circulación vehicular, sino que ha provocado que cientos de comensales no acudan a los restaurantes de la zona.

En presidente Masaryk existen poco más 200 negocios, distribuidos en 3.2 kilómetros, que ofrecen diversos productos y servicios, de los cuales 60 son restaurantes de comida mexicana, francesa, italiana y hasta china, vietnamita o hindú.

Son locales que pueden recibir en una sola tarde hasta 300 personas, como en el caso del Rincón Argentino, o bien unas 20, como El Jaso.

Los trabajos comenzaron en enero y de acuerdo con la autoridad capitalina terminarían en 18 meses.

Para la remodelación se invirtieron más de 480 millones de pesos, que pagarán locatarios, y el gobierno capitalino.

El clima y el tránsito en las horas pico han complicado los trabajos, tanto en las vialidades, como en las banquetas.

Además se mantiene el cobro en los parquímetros, lo que obliga a muchos clientes a permanecer el tiempo justo en los restaurantes, lo que a decir de los restauranteros se traduce en menos tiempo, menos gasto a la hora de comer.

De acuerdo con Juan Carlos Arévalo, gerente del Rincón Argentino, una opción para los restaurantes sería no cobrar los parquímetros, por lo menos en la zona de Presidente Masaryk, así los clientes no estarían más al pendiente de sus carros que de sus comidas.

Orlando Grande, gerente del Anatole, especializado en cocina francesa, dice que incluso hay restaurantes pequeños que se las están viendo difíciles para pagar la renta.

Hasta el momento muchos negocios no han considerado recortar personal, debido a las pérdidas generadas por las obras, pero su situación no mejora como es el caso del Bikko.

El chef y socio del restaurante, Gérard Bellever, asegura que durante la crisis de la influenza, hace casi ya 5 años, cerraron más de dos semanas, pero ni eso les afectó tanto como las obras.

De acuerdo con el Gobierno del Distrito Federal, la obra se entregará a tiempo, es decir, en junio del próximo año.

Las cuotas que pagarían los dueños de los locales, sean tiendas de marcas exclusivas o bien los restaurantes se esperan hasta que la obra esté concluida.

MENÚ

Los precios que puede pagar una persona por una comida van ir de los 400 hasta los mil pesos o más.

El precio será definido por lo que se quiera comer y de qué forma se quiera beber, porque una cerveza nacional puede costar hasta 60 pesos y una importada hasta 150 pesos, en el caso de las belgas o alemanas.

Un vino tinto o un ron alcanzan hasta los 180 pesos la copa o bien 4 mil pesos la botella. Sin embargo, hay tequilas y mezcales, de moda, que pueden alcanzar hasta los 200 pesos el caballito.

El platillo también depende del gusto y del tipo de cocina, una carne asada puede costar entre 150 o hasta 400 pesos. Si se trata de un corte de 600 gramos  su valor puede llegar 800 pesos.

La comida italiana es más económica porque una ensalada o una pasta van de los 150 a los 250 pesos, mientras que las pizzas a la leña o al horno, dependiendo del tamaño, van de los 100 hasta los 250 pesos...

La comida mexicana que se sirve en estos restaurantes es gourmet, es decir, son platillos especializados. Por ejemplo, unos chiles en nogada alcanzan hasta los 300 pesos...

También hay cocina de diseño, el Bikko está especializado en cocina del norte de España y cocina mexicana...

Su menú mezcla el gusto por la comida muy condimentada, con ingredientes propios de la región o bien la tradicional mexicana. m