Niña arrollada trabajaba para ayudar a su familia

El conductor que mató a la menor en la Ciudad de México suma seis multas de tránsito; saldrá libre, porque el delito no amerita cárcel.
La víctima fue atropellada el sábado pasado en Nuevo León y Viaducto.
La víctima fue atropellada el sábado pasado en Nuevo León y Viaducto. (Armando Monroy/Cuartoscuro)

Ciudad de México

A sus escasos seis años de edad, Patricia Gisel trabajaba haciendo malabares para que los automovilistas le regalaran unos pesos. Así ayudaba a la economía familiar hasta que fue atropellada por un automovilista.

TE RECOMENDAMOS: Camioneta que mató a niña tiene multas por exceso de velocidad

Su hermana con la que se coordinaba para laborar en el cruce de Nuevo León y Viaducto, en la colonia Hipódromo Condesa, fue testigo del accidente, mientras su madre vendía a la distancia chicles y dulces.

Ellas son originarias del municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México. desde allá se transportaban para trabajar, aunque otras versiones apuntan que pernoctaban en un predio invadido cercano al lugar del accidente.

A las 20:30 horas del pasado sábado, la pequeña brincaba, movía las manos y reía con el único afán de ganar dinero, que después entregaba a sus padres. Su hermana narró que estaba la luz roja del semáforo cuando el conductor de una camioneta de lujo la embistió.

Jorge Arturo Arteaga Franco viajaba con su hijo en una camioneta Escalade, blanca y placas de circulación M27AGD. Ambos se disponían ir al cine cuando ocurrió el accidente.

El hombre identificado como un empresario restaurantero declaró ante el Ministerio Público que no observó a la niña y frenó al sentir un obstáculo. Cuando descendió, simplemente confirmó que Paty estaba debajo del vehículo, inconsciente.

Este automovilista no tiene un buen historial. En lo que va de este año ya suma seis multas, ya sea por transitar por el carril de contraflujo, conducir a exceso de velocidad, dar vuelta prohibida o invadir los cruces peatonales. Incluso las placas tienen una mica para no ser detectada por las cámaras de vigilancia o los radares de velocidad.

Entre llantos, Yeimi Esperanza Hernández narró la necesidad de su familia por trabajar en los cruceros viales. Insistió en que tenían apenas unas semanas y optaron en esta actividad, al no encontrar otra forma de subsistir.

Ella exigió a los policías preventivos que detuvieran al conductor, sobre todo cuando los paramédicos confirmaron el fallecimiento de la niña.

"No porque sea lo que sea se le deje impune, no se vale porque deben de ser parejos. Así sea diputado, así sea presidente deben ser responsables de sus errores y sus actos.

"No es justo. Si uno está aquí no es por gusto, sino por necesidad. El señor le pasó encima el carro a mi bebé, estaba el alto, él la vio y aún así le aventó el carro y le pasó todavía encima del cuerpo de mi bebé", advirtió la madre de familia.

El diagnóstico de los servicios médicos es que al ser arrollada por la camioneta, Patricia Gisel presentó traumatismo craneoencefálico y múltiples golpes en el tórax que le provocaron la muerte.

TE RECOMENDAMOS: Niña hacía malabares en Condesa, cuando camioneta la arrolló

El conductor obtendrá su libertad en las próximas horas, debido a que el delito de homicidio culposo por tránsito de vehículo no contempla cárcel preventiva. El nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio prevé la reparación del daño como una medida para terminar con el proceso penal.