El transporte en el DF debe tener subsidio: especialista

Ángel Molinero Molinero, miembro de la Asociación Mexicana de Transporte, dijo que para tener una mejor movilidad en el DF, se debe implementar una tarifa acorde a la operación.
Ángel Molinero Molinero, investigador en transporte urbano y miembro de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM).
Ángel Molinero Molinero, investigador en transporte urbano y miembro de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM). (Ilich Valdez)

Ciudad de México

Para que la Ciudad de México tenga un transporte sostenible y sustentable, debe poseer una tarifa ajustada a la operación y subsidios del gobierno como ocurre en otras urbes como Bogotá, que fue la primera zona latinoamericana en implementar el Sistema Integrado de Transporte.

Ángel Molinero Molinero, investigador en transporte urbano y miembro de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), señaló durante su participación en la el VII Congreso Internacional "Transporte masivo: motor de desarrollo" realizado en Bogotá, Colombia, que hoy día la Ciudad de México se realizan cerca 30.7 millones de viajes cada día, con gastos que representan más de 40 por ciento de los ingresos de los usuarios.

Añadió que el logro de una sustentabilidad financiera en el transporte será factible si hay mejor calidad en el servicio y para ello se requiere mejorar la tarifa que se quiere cobrar.

"Porque sin duda, un transporte de primera necesita tener tarifas de primera, pero si el usuario no puede pagarlas, entonces se requiere de subsidios", expuso durante la clausura del evento.

"Entonces viene la pregunta: ¿el transporte debe ser sostenible por el usuario o por el estado o por ambos? Porque, además, la sustentabilidad financiera depende del riesgo de la demanda, ya que en la planeación los números alegres llevan a proyectos no sustentables".

En la Ciudad de México, dijo, es vital comprender que un proyecto de transporte de alta calidad no puede lograrse si se pretende que un solo actor absorba todos los costos; hacerlo así genera tarifas que la población no puede sufragar, haciéndolo inviable y poco sustentable en el tiempo, expresó.

El experto en transporte público en México destacó que al no existir un compromiso de otros actores, principalmente del Gobierno porque el transporte y la movilidad son y deben verse como derechos humanos, lo que se genera es un fenómeno de tarifas altas, demandas de la población a la baja, ingresos de los operadores del transporte a la baja y empresas insostenibles que sólo se pueden mantener a base de subsidios.

En muchas regiones del mundo se ha entendido que el Gobierno pague los subsidios esto, sin embargo, en nuestro contexto, no, lo que ha traído como resultado que "las empresas transportistas privadas 'pagan el subsidio', reducen la calidad del servicio y presentan dificultades para renovar su parque vehicular".

Durante su ponencia llamada "Sustentabilidad financiera y recursos colaterales" que la sustentabilidad financiera debe considerar recursos colaterales, pero también efectos colaterales en la vida y en la creación de ciudad" .

Mientras que la diputada local y presidenta de la Comisión de Movilidad en la Asamblea Legislativa, Francis Pirín, que acudió también al Congreso en Bogotá, aseguró que buscarán desde lo legislativo tener un presupuesto adecuado para lograr la sustitución de los 20 mil microbuses que aún circulan en la ciudad.

Aseguró que los transportistas que prestan el servicio de esa manera en operación hombre- camión deben comprender que es mejor tener un servicio adecuado, de mejor calidad, con una tarifa acorde, deben sumarse a los proyectos de mejoramiento y de integración.

"Vamos a apoyar los proyectos para mejorar el servicio, como las líneas de Metrobús, los corredores viales y el impulso al uso de la bicicleta, como ocurre en ciudades como Bogotá", añadió Pirín.