Papa vino a fortalecer la fe de México: Norberto Rivera

El arzobispo primado de México dijo que Francisco dejó varias enseñanzas y que sus mensajes repercutieron en el alma de los mexicanos, lo mismo en políticos que en los humildes.
El cardenal Norberto Rivera durante la conferencia de prensa.
El cardenal Norberto Rivera dijo que el Papa vino a renovar la fe de México. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El cardenal Norberto Rivera dijo que en la reciente visita del papa Francisco fortaleció a los mexicanos en su fe.

En la misa dominical celebrada en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, dijo que el Francisco dejó varias enseñanzas, entre ellas que no se pude ser verdadero seguidor de Cristo si no se ora "como Cristo nos enseñó".

"También nos insistió en nuestra fe, que sea una fe viva, o sea una fe que se traduzca en obras, en compromisos concretos con el señor que nos ha llamado. Solo así será una fe como la de Abraham, nuestro padre, una fe que hace compromisos y compromisos concretos", dijo.

Afirmó que lo que al Papa más le gustó fue ver las manifestaciones de fe, tanto en la calle como en las celebraciones sagradas, "el Papa vino a alimentar nuestra fe, a fortalecernos en nuestra fe, a confirmarnos en nuestra fe, pero también él regresó alegre, contento al constatar esta fe del pueblo mexicano".

Asimismo recordó que es tiempo de Cuaresma, de conversión, arrepentimiento, penitencia y de perdón. Dijo que el mismo evangelio "nos da la clave para entender el sentido profundo cuaresmal de la transfiguración de Jesús".

Asimismo, el arzobispo primado de México afirmó que "Moisés y Elías hablan con Jesús de la muerte que le esperaba en Jerusalén, pero antes Cristo quiere dar a nuestra fe a nuestra confianza en él la seguridad de su divinidad, la seguridad de su resurrección".

El cardenal Norberto Rivera hizo un llamado a orar, el tercer ejercicio para tener una "fructuosa cuaresma".

"No hay encuentro verdadero con Jesucristo vivo si no hay oración y oración como Jesús nos ha demostrado, esa oración hecha con calma en un tiempo y en un lugar aparte, en silencio con insistencia y frecuencia", explicó.

Por otro lado, la editorial del semanario Desde la fe subrayó que a pesar de haber sido días fuera de lo normal por las medidas de seguridad, la visita del papa Francisco "consoló el alma a nuestro México".

"La vida ordinaria se vio renovada por la presencia del Vicario de Cristo, ser humano excepcional, capaz de mirar a los ojos; sus catequesis y mensajes repercutieron en el alma de los mexicanos, lo mismo en políticos en el poder y en los humildes que hacen que este país camine cotidianamente", dijo.

Informó que "hubo contrastes que intentaron deslucir esta visita, entre ellos los errores logísticos y la desorganización tensionaron aspectos incitando más el protagonismo de responsables, devaluando la eficiencia, demeritando el toque de impecabilidad en el proceso organizativo, pocas manos centraron demasiadas funciones poniendo en riesgo la efectiva preparación y diligente cuidado que debería haber respondido a cada una de las diócesis visitadas por el Papa".

El semanario concluyó que lo interesante está por venir "la palabra del Obispo de Roma está echada a la manera del sembrador que salió a poner la semilla. De nosotros depende que haya caído en tierra buena y fértil".