Hasta 2 mil pesos, la mochila de 'bocineros'

Las más equipadas tienen luz y sonido, y la duración de su batería es hasta de 10 horas.

Ciudad de México

Con el auxilio de un empleado, Arturo Rivera, prepara a un bocinero en 30 minutos. En ese tiempo ensambla una mochila de 40 centímetros de alto por 30 de ancho a la que le adapta un amplificador de 30 watts, una batería de 12 volts, entrada de micrófono auxiliar y un sistema electrónico, aunque por 175 pesos más le agrega un lector USB.

En total el costo de la mochila va de los 800 a los 2 mil pesos, cantidad que se recupera en uno o dos días en los vagones del Metro.

El bocinero deja ganancias millonarias a funcionarios y líderes sindicales del Sistema de Transporte Colectivo (STC), pero además a los líderes de alrededor de 15 mafias que se han repartido las 11 líneas del Metro, confirmaron autoridades en agosto pasado a MILENIO.

Pero la mochada alcanza a todos. “Hasta al policía del torniquete”, dice Manuel, quien viene de Nezahualcóyotl a vender discos pirata en el Metro. “El poli te mira, sonríe y pues uno le da su disco y para que te deje trabajar. Practicamente yo invente a los bocineros.”

Desde 2001, Arturo Rivera tiene su negocio, Art-Cross, ubicado en el Centro Histórico y presume haber armado a centenas de bocineros. Incluso, destaca que su mochilas son usadas en campañas políticas por vendedores de biblias, publicidad y para personas que se van de día de campo.

“Veo que está lleno de vagoneros, pero yo fui quien inició con esto en 2001, con las mochilas amplificadas para audio.

“Una vez llegó una persona que quería tocar la guitarra con un amplificador portátil y que no usara luz y le comenté que lo intentaría, pero ya no regresó. Pasó un año y tenía en oferta hasta que un cliente pidió un amplificador para discman, se lo mostré y de ahí no he parado de armarlas”, detalló

Ese cliente trajo a unos compañeros y así sucesivamente. Sin embargo, reconoce que “ellos mismos trajeron la idea de hacer la mochila. Metían el amplificador en una mochila a la que le hacían una perforación para que saliera el audio. Ellos solo me compraban el amplificador, pero me dieron la idea de armar la mochila y fue cuando inició la fabricación de mochilas amplificadas”.

Primero surgió un modelo chico con una batería de cuatro kilos de peso que ahora se vende en alrededor de 700 u 800 pesos, aunque “actualmente hay alrededor de 15 modelos de mochilas. Ahora hay equipo que tienen una duración hasta de10 horas continúas.

Hoy en día se adaptan equipos más grandes con un peso aproximado de 12 a 15 kilos “estos ya usan una fuente de poder de batería de carro y utilizan bafles de desecho de modulares”.

Hay dos formas de convertirse en bocinero. Una es acudir a la tienda de Arturo Rivera u otras parecidas que hay en la ciudad para adquirir una mochila en 800 pesos o pedir una especial con mayor potencia para sonido y luces, aunque tiene un precio de más de 2 mil pesos.

También pueden “conectarse con el líder que las alquila, entre 100 y 200 pesos”, dice Manuel. El precio es, según la línea del Metro, según el disco que el mismo líder promueve y entrega para su venta “o si se es hombre o mujer”. Estas últimas tienen un precio especial “por ser mujeres, claro, el líder también da un trato para ellas”.

‘Discman’ de salida

El bocinero se moderniza y sabe de tecnología. Según Arturo Rivera el discman “está desapareciendo y la moda hoy es usar la música del celular que los bocineros conectan a su mochila”.

Incluso revela un truco de los bocineros del Metro, “como ya llevan en la mochila su lector de memoria, graban la música para no meter el disco al discman” y lo que escuchan los usuarios es música grabada y no la del disco que supuestamente está en el aparato.

Hoy las mochilas que hicieron famosas los bocineros del Metro, según su creador, ya se venden en el país e incluso en el extranjero. “Como antes íbamos por todas partes con música en la grabadora, ahora es la mochila”.