Tendrá el Metro albergue para animales rescatados

Línea 12 es la más afectada por estar en zona rural. Salvan halcones, serpientes, gallinas, borregos, gatos y zarigüeyas
Los hechos fueron publicados en las redes sociales.
Un empleado intentó auxiliar a un perro, pero éste falleció electrocutado. (Facebook Un Millón de Esperanzas)

Ciudad de México

El Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC- Metro) tendrá listo en los próximos días un albergue de tránsito para la protección de perros en condiciones de riesgo que llegan a las instalaciones.

El Metro trabaja desde hace seis meses en dejar listo ese espacio para los animales, que será presentado por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

En los últimos cuatro años, el organismo ha rescatado de las instalaciones a 240 perros, así como a diversas especies animales como halcones, zarigüeyas, gallinas, serpientes, gatos y borregos, entre otros.

En la zona de Tláhuac, en la Línea 12 del Metro, es donde más animales se encuentran por ser una zona rural.

La mayoría de los perros rescatados son callejeros y han sido entregados a instituciones gubernamentales, asociaciones civiles y particulares competentes para garantizar su cuidado, como Mundo Patitas y la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad de México.

El Sistema de Transporte Colectivo informó que el domingo pasado un perro callejero entró a las vías del Metro Pantitlán, de la Línea 9, y murió electrocutado, luego de que empleados intentaron salvarlo, pero no se cortó la energía eléctrica en la estación.

Al respecto, las autoridades abrieron una investigación y determinaron que no existió omisión ni falta de acción por parte del personal del Metro.

Mediante el análisis y seguimiento del registro videográfico se verificó que el perro no fue arrollado, toda vez que el conductor detuvo la marcha del tren, conforme a los procedimientos de actuación en caso de animales en vías.

Inmediatamente, se realizó el corte de corriente en la zona de vías en la estación Pantitlán, Línea 9, momento en que se intentó el rescate por parte del personal del STC; por lo que no hubo omisión en el actuar, no obstante, el perro al ponerse nervioso corrió aproximadamente 300 metros en la interestación Pantitlán-Puebla fuera del área de seguridad del corte del corriente aplicado, lugar donde hace contacto con la barra guía energizada, perdiendo la vida de manera inmediata.