Mercado Jamaica, más de 500 años de tradición

El comercio en la zona de Jamaica comenzó en la época prehispánica, cuando canoas procedentes de Xochimilco remontaban los canales. El mercado actual fue inugurado en 1957 y hoy cumple 57 años.

Ciudad de México

Este año, el peculiar perfume floral del Mercado Jamaica cumple 57 años, aunque ya desde la época de los mexicas los pobladores de Xochimilco y Tláhuac remontaban los canales para vender sus productos en el corazón de Tenochtitlán.

Existen registros en algunos códices, fechados para el 1500, de canoas surcando lo que ahora conocemos como Canal de la Viga para llegar a México Tenochtitlán y continuar su camino hasta la cercana ciudad de Tlatelolco.

Existe un debate sobre el origen del nombre, algunos historiadores dicen que se debe a que se ubica en el barrio de Jamaica y otros porque en la zona existió una hacienda con ese nombre, hacia 1891 propiedad de Juan B. Corona.


El actual mercado tuvo su génesis en los comerciantes que se reunían en la garita de La Viga, donde los productores del sur del Distrito Federal llevaban flores, frutas y verduras desde 1885. La calle de Roldán y su desembarcadero eran en punto de distribución para todos los mercados de la actual zona de la Merced.

En ese 1885, el "mercado" de Jamaica se encontraba en el cruce de las calles de Resurrección y San Esteban, actualmente avenida del Taller y Morelos, respectivamente. Para llegar a ese "mercado" se debía atravesar el Puente de Jamaica, que cruzaba el Canal de la Viga y se encontraba en lo que hoy es el cruce de Calzada La Viga y Avenida del Taller.


El comercio en la zona se hacía en una especie de barracas, donde además de las plantas de ornato y los arreglos florales, que caracterizan al Mercado Jamaica, se podían comprar verduras, frutas y legumbres.

Pasaron 55 años, hasta que en 1940 se lanzó un proyecto para crear una plaza comercial de 36 mil metros cuadrados, sin embargo, pasaron 10 años antes de que se les notificara a los locatarios que las obras para el nuevo mercado estaban por comenzar.

El nuevo inmueble tendría anexos para vender flores, carne, frutas, abarrotes, jarciería, ropa y calzado. Sin embargo, la tarde del 16 de mayo de 1952 hubo un incendio. Los comerciantes afectados realizaron un mitin en el Zócalo para pedir la ayuda del presidente Miguel Alemán.

Tuvieron que esperar cinco años para poder ocupar las instalaciones que actualmente existen en el cruce de Congreso de la Unión y avenida Morelos.

Fue en 1957, cuando el gobierno del presidente Adolfo Ruíz Cortines impulsó la modernización de los mercados que se encontraban en la zona de La Merced, se inauguraron 38 mercados, que por primera vez contaban con guarderías infantiles y permitieron reubicar a 20 mil locatarios.

En el proyecto para los mercados públicos se invirtieron 172 millones de pesos y entre ellos estaban el actual Mercado Sonora, la actual nave de La Merced y el Mercado Jamaica.

Así el 23 de septiembre, el presidente Adolfo Ruíz Cortines y el regente Ernesto Uruchurtu inauguraron el Mercado Jamaica, que abrió sus puertas un día antes que La Merced, para coincidir con la fiesta de la Virgen de las Mercedes, quien es la patrona de los mercados en la zona.

Ese septiembre de 1957, 545 locatarios se instalaron en los 36 mil metros cuadrados que ocupa el inmueble, que requirió 10 millones de pesos para su construcción como resultado del proyecto de los arquitectos Félix Candela, Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares.

En el exterior del mercado había unas sombrillas de concreto, que se dañaron en el terremoto de 1985 y fueron sustituidas por las estructuras metálicas que están hasta el día de hoy.


El olor a flores y tradición

Ingresar el Mercado Jamaica es una experiencia visual y olfativa: los colores vivos de las flores, las formas caprichosas de los arreglos y los aromas se mezclan para generar una experiencia única.

Actualmente, el mercado alberga a cerca de cinco mil productores de flores provenientes de Puebla, Veracruz, Chiapas, Oaxaca, Morelos, Estados de México, Michoacán y, por supuesto, Xochimilco, repartidos en sus más de mil locales.

Rosas rojas haciendo un corazón, margaritas blancas con forma de oso, arreglos con bases de madera para colocar en las mesas, los típicos manojos e, incluso, macetas en los cerca de mil 150 locales que están a lo largo de las tres naves que conforman actualmente este punto de comercio.


Las flores son el producto característico del mercado, ya que ofrecen una variedad cercana a los cinco mil tipos de flores y plantas de ornato, que incluyen especies nativas de México. Es por ello que cuando se acerca el Día de Muertos los pasillos de cubren del amarillo del cempasúchil, mientras que en Navidad el aroma a pino y el carmín de las Nochebuenas cubren todo el mercado.

Sin embargo, no sólo hay flores y plantas. También venden abarrotes, frutas, jarciería, ropa, calzado y muebles, repartidos en 312 locales.

Existe una sección para las piñatas, cuyo barullo caótico alcanza su clímax cuando llega diciembre,y con él, las posadas. En febrero, los locales de abarrotes ofrecen todo lo necesario para que las personas que sacaron un niño en la Rosca de Reyes hagan los tamales del Día de la Candelaria.

Aunque son pocos, aún hay locales que permiten continuar la tradición de vestir figuras del Niño Dios para esa misma celebración de febrero. Si avanzas más, podrás escuchar a las gallinas, los perros y gatos, ya que el mercado tiene un sección donde se pueden comprar animales vivos, ya sea de granja o mascotas.

Así que si quieres regalarle flores a tu mamá, comprar carne de rana o preparar una fiesta con piñata y dulce, debes visitar el Mercado Jamaica, que con sus más de 500 años de historia, fue incluido desde el 2013 como parte de los atractivos turísticos de la delegación Venustiano Carranza.