Debe haber transporte público metropolitano: experta

En esa tarea deben colaborar los gobiernos federal, del Estado de México y de la Ciudad de México, planteó la directora ejecutiva del Centro de Transporte Sustentable, Adriana Lobo.
El transporte público que ofrece el gobierno capitalino ha tenido un incremento de 20 por ciento en la cantidad de usuarios, debido a la contingencia ambiental que se aplica.
El transporte público debe mejorarse en toda la zona metropolitana del Valle de México, planteó Adriana Lobo, directora ejecutiva del CTS México. (Jorge González)

Ciudad de México

Los gobiernos federal, de la Ciudad de México y del Estado de México deben colaborar por primera vez y de manera conjunta para mejorar el transporte en la Zona Metropolitana del Valle de México, porque hay unidades con más de 20 años en circulación, altamente contaminantes.

Así lo consideran especialistas del Centro de Transporte Sustentable (CTS México), luego de que en los últimos días y derivado de las medidas emergentes ante la contingencia ambiental y la temporada de ozono, el transporte público de la metrópoli vuelve a aparecer en la agenda pública, porque en la ZMVM es uno de los que más años de servicio tiene, sobre todo el transporte metropolitano.

Adriana Lobo, directora ejecutiva del CTS México, indicó que los gases que emiten las unidades de transporte público, que ya se pueden considerar como obsoletas, afectan la calidad del aire, lo cual es un tema de derechos fundamentales, ya que mueren 7 personas al día por enfermedades respiratorias asociadas a la mala calidad del aire.

“Las medidas de restricción a la circulación vehicular, en el marco de la contingencia, han llevado a la población a exigir mejor transporte público para cambiar sus opciones de movilidad y se debe hacer una reestructuración de fondo del transporte convencional en la ZMVM, debe ser una prioridad tripartita”, indicó Lobo.

“Respirar un aire limpio y garantizar el derecho a la vida y a la salud de nuestros ciudadanos debe ser una prioridad del Estado.

"Por tanto es fundamental que además de la racionalización del uso del auto, de manera tripartita se avance en la transformación del transporte de la ZMVM hacia un sistema integrado de transporte metropolitano, que asegure la calidad del servicio para las personas y permita reducir los contaminantes atmosféricos por uso de tecnologías limpias en vehículos y combustibles, la optimización de la flota y el cambio modal”.

El 60 por ciento de los viajes es aún atendido por las aproximadamente 108 mil unidades del transporte público concesionado, en su mayoría altamente contaminante.

La reestructuración del transporte tiene que ir más allá de la actualización de flota, debe evolucionar a un sistema planeado y ordenado financiera, operacional e institucionalmente, que satisfaga las necesidades de los usuarios.

Dicha transformación deberá ir acompañada de la integración con los actuales sistemas de transporte: autobuses, Metrobús, Mexibús, RTP, Metro, Tren Ligero, trolebús y suburbano deberán funcionar como un único sistema integrado de transporte metropolitano.

Lobo manifestó que el transporte público ha tenido cambios fundamentales en la Ciudad de México, con una inversión de 500 millones de pesos para adquirir nuevos autobuses.

El anuncio del gobierno capitalino de la gratuidad en los servicios de RTP, trolebús y Tren Ligero y la disminución de tarifas de concesionarios de transporte, lo consideró una medida coyuntural y de carácter político.

Lobo dijo que no se generaron incentivos para cambiar los hábitos de movilidad, y el combate al problema de la contaminación y, “por el contrario, afecta la calidad del servicio a los usuarios. Por parte del Estado de México y del gobierno federal no hemos identificado ningún anuncio o compromiso”.

“Los ciudadanos exigen una mejor calidad en el sistema de transporte que les permita cambiar sus hábitos de movilidad. Esto exige acciones de carácter estructural; se requiere planeación y asignación de recursos por parte del gobierno federal, el gobierno del Estado de México y el Gobierno de la Ciudad de México”.

“Hemos visto avances en materia de transporte masivo: Metrobús, Mexibús, suburbano, la ampliación del Metro y Ecobici, entendemos que la población no considera ni suficiente ni de calidad el transporte público que hoy se ofrece, por lo que para lograr un modelo de transporte público con un estándar de servicio es indispensable”.

Personas con discapacidad

En la Asamblea Legislativa, la diputada panista Wendy González presentó una iniciativa de ley para obligar a toda la red de transporte público a tener espacios exclusivos para personas con discapacidad.

“Ellos representan un sector lastimado y vulnerable que requiere atención focalizada, que hoy en día el gobierno local ha omitido y sobre todo, en materia de movilidad, lo que ha fracturando sus derechos humanos fundamentales”, expuso.

“No hacerlo constituye una grave omisión para estos ciudadanos, es necesario conocer, identificar y analizar las diversas conductas discriminatorias, así como reconocer los patrones, discursos que la sustentan y evidenciar los ámbitos más recurrentes en que se violan sus derechos”.

La también secretaria de la Comisión de Movilidad, Transporte y Vialidad en la ALDF, expuso que ese problema está ligado a las barreras y restricciones sociales, lo que afecta su plena e íntegra participación dentro de la sociedad.

El Censo de Población y Vivienda de 2010 en la ciudad revela que hay alrededor de 483 mil personas en estas condiciones, las cuales representan 5.46 por ciento del total de los habitantes.