No hubiera durado vivo media hora más: Ferriz de Con

El periodista Pedro Ferriz de Con estaba transmitiendo desde una cabina de Radio Fórmula en la esquina de Dr. Río de la Loza y Cuauhtémoc, cuando se vino abajo el edificio y quedó atrapado.
Las transmisiones estaban al aire, cuando se vinieron abajo instalaciones de la televisora.
Radio Fórmula estaba en la misma zona donde estaban los televiteatros y Televisa Chapultepec. (Notimex)

Ciudad de México

Hace 30 años Pedro Ferriz de Con tenía un programa matutino en Radio Fórmula. El jueves 19 de septiembre de 1985, a las 7 de la mañana con 17 minutos y 47 segundos, él estaba al aire. Aunque los integrantes de su equipo lo voltearon a ver esperando que diera la orden de evacuar, él quiso seguir al aire para tranquilizar a los radioescuchas.

"Empezó a moverse el edificio muy fuertemente, la gente que estaba conmigo me decía con la mirada que mejor nos fuéramos, al saber que había electricidad, pues quiere decir que había transmisión y si había transmisión había micrófono, y si había micrófono pues no podemos salir corriendo, no lo permití y dije que nos quedáramos. Empecé a hablar de lo que es un sismo, de cómo uno puede reaccionar y que la gente estuviera tranquila. En eso empezó a magnificarse el sismo", contó.

En entrevista con MILENIO, Ferriz de Con narró que en el momento más fuerte del sismo entró a su cabina el cronista deportivo Conde Calderón, que tenía un programa en la cabina de junto.

"Se metió a mi cabina para preguntarme que qué hacíamos y en el momento en que entró y abrió la puerta se cayó muerto. Calculo que le dio un coma diabético, de la impresión" contó.

Ese fue el momento en el que todo comenzó a colapsarse en el edificio ubicado en la esquina de Doctor Río de la Loza y avenida Cuauhtémoc.

"Después se cayó una losa sobre la consola de operación del programa y le cayó a mi operador, Margarito Hernández, lo prensó y lo mató. Empezaron a romperse las ventanas, caerse muebles y a moverse muy fuerte. Y en eso el edificio completito cayó", describió Ferriz.

El edificio en el que se encontraba tenía 7 pisos, cuatro eran de concreto y los siguientes tres eran de columnas de acero.

"Al vibrar de manera diferente, el concreto botó al acero y los tres pisos de hasta arriba se cayeron hasta el suelo. Yo estaba en el último piso. Se cayó todo, yo me caí con ello y todas las personas que estaban conmigo. Yo creo que unas 20 personas aproximadamente. Caí boca arriba, encima de mí algunas trabes, unas columnas y me reventaron el cuerpo".

A Ferriz le estallaron las vísceras, se le fracturó la columna, se le rompieron las costillas, se le dañó un pulmón y sufrió golpes severos en la cabeza.

Cubierto por el polvo y entre los escombros del edificio, el periodista comenzó a relajarse de tal manera que llegó a pensar que estaba a punto de morir.

"Sentía que me iba hacia el camino de la muerte porque empecé a dejar de luchar, empecé a sentir esa paz que se siente, me imagino cuando te vas a morir. Empecé a reflexionar, que estaba muy chavo, tenía 34 años, que estaba yo dejando una esposa linda y joven y unos niños chiquitos. De plano protesté y le dije a Dios 'cómo me voy a ir'. Empecé a sentir que me ponía más nervioso, sentía a alguien junto a mí que me decía 'ya te pasó lo peor, ahora busca lo mejor'. A partir de ese momento empecé a tratar de salir como pude de los escombros", contó.

Ferriz no recuerda cuánto estuvo atrapado, ahí perdió la noción del tiempo. Alguien se dio cuenta que había movimiento y lo ayudaron a salir, lo pusieron de pie, lo subieron a un coche y lo trasladaron al hospital, perdió el conocimiento y despertó en su cuarto de hospital.

Aunque no sabe quién lo ayudó a salir dice que les agradece y los tiene en su memoria.

"Fueron los que me salvaron la vida. Si me hubiera quedado ahí atorado en las condiciones en las que estaba, seguramente no hubiera yo durado ni media hora más".

Aunque fue dado de alta a los dos días del sismo tardó en recuperarse meses, hasta marzo de 1986.

Entre los sobrevivientes de la tragedia en aquellas oficinas de Radio Fórmula estuvieron su productor Juan Núñez y el hijo del Conde Calderón, Gustavo Calderón, a quien se le aplastó el cerebro y perdió el lóbulo frontal. "Aunque vive, hace 30 años que no habla, que no tiene reacciones de nada. Es una mente en blanco que no se comunica, no habla y no expresa nada".

El periodista, actualmente propietario de FerrizLiveTV y ferriz.com.mx, dejó varios años el aire debido a ese accidente. Su programa fracasó sin él, se fueron los patrocinadores y cuando se recuperó ya no existía el espacio.

Cuenta que volvió al aire cuando lo contrataron en MVS, casi al mismo tiempo en el que se integró a Canal 11. Por lo que cuando volvió al aire, después de algunos años, lo hizo en ambos medios de comunicación.

Hoy Ferriz confiesa que más que miedo sigue sintiendo respeto ante este tipo de fenómenos, que se pueden repetir en cualquier momento.

"En ese entonces el sismo que más me impresionó fue el del día siguiente, la réplica a las 7:20 de la tarde. Estaba en un hospital de un tío de mi esposa, en un sexto piso y sentía que se me estaba cayendo el hospital. Pedí que me sacar de ahí, me inyectaron y me durmieron hasta que pude reaccionar. (El miedo) está superado, pero claro que me acuerdo de ese momento. Me acuerdo más que como con miedo, con respeto. Sé que en algún momento en algunos de estos años temblará igual, por estar en una zona fuertemente tectónica y es inevitable que se repitan eventos de esta naturaleza y de esta magnitud".