Cada media hora se podrán reciclar más de mil litros de agua en autolavados

Esto gracias a un sistema desarrollado por investigadores de la UAM, el cual que puede tratar mil 200 litros de agua residual del lavado de autos en media hora, y es liberada en 99.9 por ciento de ...
Archivo Milenio
(Archivo)

Ciudad de México

Un equipo interdisciplinario de investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana comenzó a transferir tecnología para tratar el agua utilizada en negocios de lavado de autos, a fin de reciclarla.

Las pruebas del prototipo, efectuadas en diferentes autolavados, probaron la eficiencia de ese desarrollo, y por su éxito, se han comercializado ya dos de esas plantas de tratamiento, detalló esa casa de estudios.

Una vez que la Secretaría de Ciencia y Tecnología e Innovación del Distrito Federal y los investigadores que participan en el proyecto concluyan el diseño de un plan de negocios y de comercialización, el sistema se desarrollará inicio en una mayor escala, explicó la UAM en un comunicado.

Indicó que la tecnología desarrollada por los especialistas puede tratar mil 200 litros de agua residual del lavado de autos en media hora, y es liberada en 99.9 por ciento de los contaminantes.

El reciclado puede hacerse hasta cinco veces y el costo de los químicos biodegradables para tratar un metro cúbico de agua contaminada es de 16 pesos, resaltó.

Judith Cardoso Martínez e Ignacio González Martínez, de los departamentos de Física y Química de la UAM, respectivamente, recapitularon las fases que recorrió el proyecto, que inició con la solicitud de un empresario del negocio de autolavado que requería reusar el agua para disminuir los costos de su inversión.

Para solucionar el problema, Cardoso Martínez desarrolló una tecnología con base en biopolímeros para obtener residuos biodegradables de la sedimentación de los contaminantes, lo cual dio lugar a una primera patente.

En la búsqueda por optimizar el proceso de clarifloculación y hacerlo más económico, eficiente y breve, se le adicionó una sal inorgánica y el proceso generó una segunda patente, puntualizó la UAM.