Padres de los 43 prometieron marcha pacífica: fiscal de Guerrero

Miguel Ángel Godínez dijo que acordaron con padres y maestros una marcha tranquila. Melitón Ortega, padre de uno de los normalistas desaparecidos, pidió a la gente mantener viva su lucha.
Los manifestantes participaron en la marcha silenciosa organizada por Acción Global por Ayotzinapa.
Hoy se cumplen nueve meses de los hechos en Iguala, Guerrero. (Reuters)

Ciudad de México

Padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa prometieron que la marcha con motivo de los nueve meses de la desaparición de sus hijos se llevará a cabo en paz, aseguró el fiscal de Guerrero, Miguel Ángel Godínez.

"Hemos tenido un acercamiento con el sector de los maestros que quiere manifestarse hoy, pero tenemos implementado un operativo", dijo en entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen. Los padres de los normalistas prometieron mantener la marcha pacífica, dijo.

Advirtió que si alguien comete actos vandálicos durante la marcha, será detenido.

Melitón Ortega, padre de uno de los 43 estudiantes desaparecidos desde hace nueve meses,dijo que aun grupo de familiares participará en la marcha de la Ciudad de México, que irá del Ángel de la Independencia al Zócalo, y en el plantón de 43 horas en la explanada del palacio de Bellas Artes.

En entrevista con Adela Micha, dijo que mantendrán su lucha hasta las últimas consecuencias.

"Nosotros seguiremos en esta rutina hasta llegar a las últimas consecuencias, a lo largo de estos nueve meses nosotros seguimos en la misma postura, que presenten con vida a nuestros hijos", expresó.

Ortega hizo un llamado a la gente para mantener vivo el movimiento por los normalistas desaparecidos en Iguala.

"Hacemos un llamado a la población para que mantenga vivo el movimiento, creemos que esa unidad que mantenemos nosotros es lo que nos mantiene vivos, la unidad de los 43 padres nos permite seguir adelante", aseguró.

Hoy se cumplen nueve meses de la desaparición de 43 estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, tras el ataque que sufrieron en Iguala, Guerrero.