2013, el año de las marchas

Durante el año se registraron más de 8 mil marchas, que dejaron como saldo pérdidas por 750 millones de pesos, pero también la creación de un Fondo de Capitalidad.
Durante uno de los bloqueos de la CNTE al AICM
Durante uno de los bloqueos de la CNTE al AICM (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Este año, la Ciudad de México se vio afectada por ocho mil 200 marchas, de las cuales 60 por ciento fueron de origen federal, lo que motivó al Gobierno del Distrito Federal a gestionar el Fondo de Capitalidad.

De acuerdo con las estadísticas de la SSPDF, el resto se divide en un 20 por ciento de causas estatales y el otro 20 por ciento, por motivos locales. A pesar de lo anterior, no hubo un cambio significativo con relación a los actos masivos realizados en 2009 y 2010, cuando se registraron 6 mil 922 y 5 mil 823 respectivamente.

La Secretaría divide en 10 rubros las movilizaciones civiles: mítines, marchas, caravanas, plantones, concentraciones, bloqueos, tomas de instalaciones, huelgas de hambre, asambleas y manifestaciones.

El aumento en el número obedece principalmente a los bloqueos, plantones y manifestaciones de los maestros de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), quienes tomaron el Zócalo capitalino durante 120 días, y tras su desalojo el 13 de septiembre, se han instalado en el Monumento a la Revolución.

Otra característica de las marchas de este año fue la presencia de embozados, quienes aprovechando el anonimato, se dedicaron a vandalizar los espacios públicos y enfrentarse con los policías. Aunque esos eventos fueron mínimos para el titular de la SSPDF, Jesús Rodríguez Almeida, quien aseguró que el 98 por ciento de las marchas fueron pacíficas.

"Solo en el uno por ciento hemos tenido que usar la fuerza pública, solo el uno por ciento y el otro uno por ciento intervenimos en lo que replegamos a la gente", dijo a Milenio Digital.

La Comisión de Derechos Humanos local dio un mejor balance este año a la acción de la policía en las marchas, a pesar de las grescas que se presentaron el 2 de octubre, el 1 de septiembre y el 10 de junio.

Las marchas dejaron tras de sí pérdidas estimadas en los 750 millones de pesos de acuerdo con la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canacope), pero también la integración del DF a los recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS).

Sin duda, el corredor comercial más afectado de la ciudad fue el Zócalo- Refoma, ya que el plantón del Zócalo dejó pérdidas por 260 millones, en el Monumento a la Revolución fueron 36 millones y el cerco al Senado otros 67 millones.

El conteo de la Canacope revela que el mes que registró más marchas fue en septiembre, con 21. Todas ellas de la CNTE. Le siguieron agosto y julio, con 17 y 16 respectivamente.

De las 17 registradas en agosto, 16 fueron protagonizadas por la CNTE y una por el SME; en julio, 12 fueron protagonizadas por los maestros, una por embozados y las otras tres por diversas organizaciones.

El mes con menos movilizaciones fue junio, con solo cuatro manifestaciones, de las cuales, sólo una fue organizada por la CNTE.

Aunque el caso más representativo de la toma de calles en la ciudad fueron las casi nueve horas que los maestros de la Coordinadora bloquearon el Circuito Interior a la altura del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, acción se repitió en dos ocasiones, el 5 de septiembre y el 1 de octubre.

Estas movilizaciones, que responden a intereses federales, pero impactan de manera local a la capital motivaron que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, solicitara durante su primer informe de gobierno un fondo para resarcir los gastos y pérdidas provocadas.

El 17 de septiembre se escuchó por primera vez el término "Fondo de Capitalidad", que recibió el visto bueno del Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, el 25 de ese mismo mes.

Gracias a la partida federal, el presupuesto de la ciudad recibió unos tres mil millones de pesos para el Fondo y otros 700 millones del FAIS, casi una tercera parte del incremento histórico de 12 millones que convirtieron el Presupuesto de Egresos 2014 en el más alto de la historia del DF.