Marcharán mañana en pro de militares de caso Tlatlaya

Familiares e integrantes de #YoSoy26 marcharán a la Residencia Oficial de Los Pinos a favor de un proceso justo y transparente para los militares involucrados en el caso.

Ciudad de México

Familiares de militares e integrantes #YoSoy26 cerrarán filas con una marcha a favor de un proceso justo y transparente para los militares involucrados en el caso Tlatlaya. Con la consigna ¡Ya basta que los soldados reciban las balas y sus mandos las medallas¡ los integrantes del movimiento #YoSoy26 exigirán este sábado que no se enjuicie a priori  a los elementos del Ejército.

Además entregarán en la Residencia Oficial de Los Pinos un pliego petitorio para que el Poder Legislativo brinde certeza jurídica a militares que realizan labores de apoyo a la seguridad pública y con ello tratar de evitar que se repitan casos como Tlatlaya y de generales, mandos y tropa que han sido procesados por cuestiones políticas y que, después de estar en prisión, han sido declarados inocentes.

Saldrán a las 11:00 horas de este sábado de la Catedral Metropolitana hacia Los Pinos. El movimiento se denominó #YoSoy26  porque en total son 26 los militares involucrados en esos hechos.

Aseguran que el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, ha violentado la presunción de inocencia al declarar que algunos soldados son “culpables” del homicidio de presuntos delincuentes durante el enfrentamiento registrado el 30 de junio en el Estado de México.

Además afirman de que el funcionario ha violado la secrecía de la indagatoria al señalar que tres soldados tomaron las armas de las víctimas para asesinar.

Entre los participantes en la marcha estarán el penalista César Gutiérrez Priego, hijo del extinto General Jesús Gutiérrez Rebollo, acusado en el sexenio zedillista de una supuesta relación con el fallecido Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, líder del Cártel de Juárez.

En entrevista con MILENIO, el hijo del divisionario y presidente de la Fundación Jesús Gutiérrez Rebollo dijo que este movimiento “solo busca que ningún militar vuelva a ser enjuiciado de manera injusta, no sólo como ocurrió con mi padre, sino con otros generales y militares".

Desde la prisión de Islas Marías, el general  Ricardo Martínez Perea, sentenciado a 19 años de cárcel por supuestos nexos con el crimen organizado, alza la voz y se une “de corazón” a la movilización. Tiene cáncer e insiste en su inocencia, y señala que esta movilización debe mover a la reflexión sobre los castigos que desde las esferas políticas se imponen a militares inocentes.

Ana Lucía Zavala, presidenta nacional de la Organización Humanista por el Progreso Social, y Mario Montes Aguilar, delegación de la agrupación en el Distrito Federal, precisaron que no habrá militares en activo ni en retiro en la marcha, pues su movimiento es totalmente civil y tiene la intención de terminar con los casos de miembros de las fuerzas armas que injustamente están en prisión.