Caravana de padres de los 43 llega a la Basílica

Con globos en la mano y fotografías de los normalistas desaparecidos, familiares y estudiantes de Ayotzinapa llegaron a la Basílica de Guadalupe, a 27 meses del caso Iguala.

Ciudad de México

La caravana Memoria y Esperanza de familiares de los 43 normalistas desaparecidos y estudiantes de Ayotzinapa salió de Peralvillo rumbo a la Basílica de Guadalupe, donde se celebró una misa privada al cumplirse 27 meses del caso Iguala.

Los padres de los 43 avanzaron sobre Calzada de Guadalupe, en la parte final de la caravana que empezó el 20 de diciembre en la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, en el municipio de Tixtla, Guerrero, y que pasó por municipios como Iguala y Taxco, posteriormente por el estado de Morelos, antes de llegar a la Ciudad de México.

TE RECOMENDAMOS: Padres de los 43 evaluarán retomar diálogo con PGR en enero

Una vez concluida la misa, los padres de los 43 salieron decepcionados del trato que recibieron en la Basílica, porque dijeron que se les cerraron las puertas al subirlos a una capilla y tener una misa privada oficiada por el obispo Raúl Vera.

Mostraron su descontento porque ni un micrófono le prestaron al obispo Vera, por lo que éste les pidió a los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos acercarse para escuchar su mensaje.

Vidulfo Rosales, abogado de los padres de los normalistas desaparecidos, calificó de vergonzosa la presencia de Policía Federal al interior de la capilla e incluso desde que ingresaron al atrio del templo mariano.

"No venimos a otra cosa más que a reafirmar nuestra fe. Emplazamos a la Iglesia a que asuma un compromiso con la igualdad, porque nos cerraron las puertas para impedirnos llegar a la Virgen, a la que le pedimos fortaleza.

"Vergonzoso que al lado del altar hayamos tenido Policía Federal, cuando ni en las reuniones en Secretaría de Gobernación los tenemos".


Alrededor de las 10:40 horas, el contingente que se reunió en la glorieta de Peralvillo inició esta caravana con globos en las manos y las fotografías de los jóvenes desaparecidos. Algunos de los padres se colocaron imágenes de la Virgen de Guadalupe en el pecho.

De acuerdo con Felipe de la Cruz, vocero de los padres, este episodio es para reafirmar la fe, porque “muchos de los padres son católicos y con la esperanza de que presenten a nuestros hijos con vida”.

Previo a la misa, el abogado Vidulfo Rosales aseguró que este evento trata de ponerle fin al consumismo y que estas fiestas de diciembre no diluyan los problemas sociales producto de la pobreza y la violencia que despliegan los grupos delincuenciales, en colaboración con las autoridades, en distintas zonas del país.

“Para los padres de familia ha sido la Navidad de la memoria y esperanza, y los padres han vivido la Navidad de la esperanza con la claridad de que encontraremos a los 43”.

Felipe de la Cruz insistió que para retornar las mesas de diálogo con las autoridades se deberá detener al ex director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón.

El contingente fue supervisado y seguido por elementos de tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública, para abrirles el paso entre las calles y los cruceros al norte de la ciudad.

JOS/MSP