El Buen Fin llega a la Catedral con maratón de confesiones

En la jornada a realizarse mañana participarán 25 sacerdotes, quienes absolverán a los feligreses de pecados graves a partir de las 8:00 y hasta las 19:00 horas.
Fotografía tomada desde la parte posterior de la Catedral Metropolitana.
Esta es la quinta edición del maratón de confesiones. | Archivo (Foto: Instagram)

Ciudad de México

La Catedral Metropolitana de México informó que todo está listo para la realización de su “Quinto Maratón de Confesiones” o “Quinta Jornada de Misericordia”, que tendrá lugar mañana viernes de 8:00 a 19:00 horas.

El sacristán mayor de este recinto religioso, Ricardo Valenzuela, detalló que 25 sacerdotes colaborarán en esta jornada con la facultad para absolver pecados graves, aunque se pueden sumar más.

El sacerdote hizo un nuevo llamado al presbiterio a sumarse a esta iniciativa dedicando por lo menos un par de horas a esta jornada, de ser posible en un horario vespertino, pues por la tarde es cuando llega más gente y hay menos padres para confesar.

Los horarios para participar en esta jornada son de 8:00 a 10:00; de 10:00 a 12:00, de 12:00 a 14:00; de 14:00 a 16:00; de 16:00 a 18:00, y de 18:00 a 19:00 horas.

Valenzuela señala que los cuatro “Maratones” anteriores han sido para él una experiencia muy enriquecedora, al “ver tanta gente confesándose y tantos sacerdotes colaborando con entusiasmo”.

Indicó que la Catedral, como Iglesia Madre de todas en la Arquidiócesis, cumple con su tarea de convocar a los fieles para celebrar el amor de Dios, con estos “maratones”.

Por su parte, la Conferencia del Episcopado Mexicano felicitó a la Conferencia de Obispos Católicos en Estados Unidos, por la elección del cardenal Daniel N. DiNardo como su presidente y al arzobispo José Gómez como vicepresidente.

En una carta en inglés y español, difundida por la CEM, firmada por su presidente, Francisco Robles Ortega, los obispos mexicanos expresaron su deseo de seguir trabajando estrechamente unidos en los temas de interés mutuo.

“Especialmente en los temas que nos hermanan, para llevar la buena nueva de Jesucristo, y así acompañar a nuestras comunidades a sentirse una sola familia, e hijos de Dios, sin sentirse jamás extranjeros”, señala la misiva.

Los obispos mexicanos también pidieron la intercesión de la virgen de Guadalupe, “Emperatriz de América para que los cubra y proteja con su manto en este arduo pero gratificante trabajo que les ha sido encomendado”.


VJCM