Mancera se solidariza con jornaleros de San Quintín

En una carta, el jefe de Gobierno capitalino les ofreció su apoyo para la negociación y dijo que es urgente que el trabajo duro, honesto y legal sirva para salir de la pobreza alimentaria.

Ciudad de México

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, se solidarizó con los trabajadores agrícolas de San Quintín, en Baja California, a quienes a través de una carta les ofreció su apoyo para las negociaciones que sostienen por mejores condiciones laborales.

En la misiva, Mancera dijo que la protesta de los jornaleros, quienes han exigido mejores salarios y condiciones de trabajo, ilustra muy bien la realidad de los trabajadores mexicanos, quienes, sujetos a jornadas completas trabajan de sol a sol con pagos precarios y en condiciones desiguales.

Además afirmó que sus exigencias confirman que el precio que año con año se decreta para el salario mínimo (ubicado siempre a niveles tan bajos) coloca a las negociaciones laborales en una desventaja inaceptable para los trabajadores de más bajos sueldos.

 “Su movimiento arroja luz a una situación que desde el gobierno de la ciudad de México hemos señalado insistentemente, el mercado laboral formal produce pobres, incluso pobres extremos. Y este es el mensaje que nuestra economía necesita erradicar”, dijo en la carta.

Aseguró que es urgente que el trabajo furo, honesto y legal sirva para salir de la pobreza alimentaria.

Mancera reconoció que los jornaleros han sacrificado prestaciones como aguinaldo y vacaciones con tal y lograr un aumento de 100 a  120 pesos por jornada diaria, “bajo situaciones absolutamente ajenas a un país que se dice democrático y se requiere moderno y solidario”.

El jefe de Gobierno recordó que ha expuesto en distintos foros que el problema de la economía en el país no solo radica en los mercados informales, sino en los formales, “donde  existe un contrato firmado, un vínculo jurídico entre empresas y trabajadores”.

“Sus demandas son las nuestras, porque exhiben que el producto de su trabajo alcanza y sobra para mantener precios competitivos y ganancias suficientes a sus empresas. Por tanto el problema no es la “productividad” de la mano de obra, sino la redistribución del fruto del trabajo, ganado honestamente”.

El conflicto de los jornaleros agrícolas del Valle de San Quintín desencadenó un paro laboral al no tener respuesta a las exigencias que en meses pasados le presentaron al gobierno estatal para tener mejores prestaciones, un aumento salarial y condiciones laborales adecuadas.

Carta de Mancera a jornaleros de San Quintín by MILENIODiario

Carta Mancera a los jornaleros de San Quintín (2da parte)