Gas Express Nieto y cinco familias logran acuerdo

Procedente de Texas, Estados Unidos, regresa “el niño guerrero”; GDF se compromete a entregar apoyos económicos a la madre.
El secretario de Salud del DF, Armando Ahued, con el menor.
El secretario de Salud del DF, Armando Ahued, con el menor. (Especial)

Ciudad de México

La empresa Gas Express Nieto acordó una indemnización para las cinco familias de las personas que fallecieron por la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa.

En un breve comunicado, la gasera detalló que en todo momento su prioridad ha sido reparar el daño a los afectados, así como atender sus necesidades.

"La prioridad de Gas Express Nieto ha sido, en todo momento, acompañar a los afectados y sus familiares, con quienes está en contacto permanente y pendientes de su estado de salud", afirmó.

El padre de la enfermera Mónica Orta, Álvaro Orta, dijo que esta semana se cerrará el acuerdo con Gas Express Nieto para recibir una indemnización. Dijo que prefiere no revelar de qué se trata esta compensación ni el monto de la misma.

"Estamos en la definición, estamos llegando a un acuerdo. En estos días se va a dar, es casi un hecho, podríamos decir", explicó.

La empresa indicó que en colaboración con las autoridades involucradas, continúa trabajando para atender las necesidades en lo médico, social y psicológico de los lesionados, y reiteró su compromiso por reparar los daños ocasionados por el accidente.

"Gas Express Nieto continúa colaborado con las autoridades y peritos especializados para esclarecer las causas del accidente".

La gasera fue señalada como responsable de provocar la explosión afuera del hospital el 29 de enero, que dejó un saldo de más de 70 personas heridas y cinco muertos.

La empresa agregó que se están tomando medidas para reforzar sus estándares de seguridad.

Vuelve bebé

El Gobierno del DF informó que el bebé que fue trasladado a Galveston, Texas, para atender sus quemaduras tras la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, regresó ayer en buenas condiciones de salud.

El bebé nació el 26 de noviembre a las 28 semanas de gestación y se encontraba internado debido a un problema respiratorio; pese a la adversidad sobrevivió, por lo que fue llamado "el niño guerrero".

José resultó con quemaduras en 30 por ciento de su cuerpo, por lo que la Secretaría de Salud local en coordinación con la Fundación Michou y Mau, realizaron las gestiones necesarias para su traslado al Hospital Shriners.

Se informó que el gobierno dará seguimiento a la rehabilitación del menor en el Hospital Pediátrico de Tacubaya, así como en los gastos que se generen y brindará atención médica, psicológica y tanatológica si se requiere.

La madre y el abuelo recibirán apoyos económicos por parte del GDF, una casa y les darán empleo. Además, recibirán despensas semanales durante seis meses.