GDF, a convencer a Función Pública de no reintegrarle 489 mdp de L12

El secretario de Finanzas del gobierno capitalino, Édgar Abraham Amador, aseguró que el gasto tiene “comprobación absoluta”, pero no de acuerdo a los requerimientos de la dependencia.
El secretario de Finanzas del gobierno capitalino, Édgar Abraham Amador Zamora, espera que la Secretaría de la Función Pública dé por satisfecha la comprobación de 489 millones de pesos que sí se gastaron en la Línea 12 del Metro.
El secretario de Finanzas del gobierno capitalino, Édgar Abraham Amador Zamora, espera que la Secretaría de la Función Pública dé por satisfecha la comprobación de 489 millones de pesos que sí se gastaron en la Línea 12 del Metro. (Milenio-Archivo)

Ciudad de México

El secretario de Finanzas del Distrito Federal, Édgar Abraham Amador Zamora, informó que se tratará de "convencer" a los responsables de la Secretaría de la Función Pública federal, de no tener que reintegrarles los 489 millones de pesos que han solicitado, ya que fueron gastados bien en la Línea 12 del Metro, y el gobierno capitalino pedirá le den “chanza” o se haga algo para evitar el pago de ese dinero.

El funcionario del GDF dijo en En 15, con Carlos Puig, que la observación que hizo la Función Pública no es porque el recurso se haya utilizado de mala manera, “ahí está y ellos tienen comprobación absoluta de que todo que se hizo, está en su lugar”.

Amador Zamora explicó que la dependencia federal plantea al GDF que no se debieron utilizar esos recursos federales del Fondo Metropolitano, amparados con un “reconocimiento de adeudo”, que es una figura jurídica que no es aceptable para la Función Pública.

“No tenemos dinero”, respondió el secretario de Finanzas del DF, porque se utilizó en obras adicionales, complementarias, de la propia Línea 12 del Metro.

Planteó que no se puede tocar el gasto del gobierno capitalino para programas sociales ni de los organismos autónomos y tampoco los salarios. Y todavía faltarán los recursos que requiera la rehabilitación de la Línea Dorada, una vez que se tenga el diagnóstico de las fallas.

Advirtió que independientemente de esto, quien resulte responsable de no haber satisfecho los requerimientos de la Función Pública, tendrá que pagar las consecuencias.

“El funcionario público tiene que observar la norma, la ley, tiene que conocerla; incluso, desconociéndola no está exento de responsabilidad. Entonces, si hay un responsable, en esa ruta estamos con la Función Pública, con la Contraloría General”.

Amador Zamora explicó que esos recursos se entregaron al consorcio constructor de la Línea 12 para obras complementarias, pero no se pudieron prever en un contrato formalizado, conforme a las reglas de la Función Pública, porque el proyecto se basó en un contrato “a precio alzado”, es decir, fijo en sus tres componentes: volumen, tiempo y monto.

“Fuera de eso, el contrato no puede amparar otro monto; entonces por eso se lleva la figura de reconocimiento de adeudo”, que en este caso utilizó Proyecto Metro, como unidad responsable del gasto, cuyo director era Enrique Horcasitas, “responsable de firmar”.