Cierre en L12 fue por errores en todo el proceso: Systra-TSO

El secretario de Obras y Servicios, Alfredo Hernández, informó que hubo errores en planeación, diseño, construcción y operación. Determinan 32 acciones para reanudar el servicio.
Deficiencias y omisiones en dependencias capitalinas y el consorcio constructor de la Línea 12 del Metro se hicieron evidentes con el informe de la Comisión Investigadora de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.
Systra y TSO presentaron 32 acciones para reparar las fallas en la línea y reabrir el tramo que fue cerrado. (Tomada de Facebook)

Ciudad de México

Fallas en la planeación, diseño, construcción y operación de la Línea 12 del Metro fueron las causantes de que se suspendiera la operación desde el 12 de marzo en el tramo de Tláhuac a Atlalilco.

Así lo concluyó el informe final realizado por las empresas francesas Systra y TSO, que dio a conocer el secretario de Obras y Servicios, Alfredo Hernández.

"De manera general podemos concluir del estudio de Systra  una serie de fallas en la planeación, diseño, construcción y operación en la Línea 12", indicó Hernández.

Tras hora y media de retardo para dar a conocer los resultados finales del diagnóstico que duró cerca de cuatro meses, el funcionario indicó que los problemas particulares son la falta de una correcta inscripción del tren en la vía.

Además hay problemas de interfaz rueda-riel menores a 350 metros y también el tren, con su peso, produce esfuerzos extraordinarios en las vías, lo que lo deteriora y reduce su vida útil.

Hernández señaló que debido a los problemas detectados, se plantearon por parte de la empresa francesa 32 acciones que deberán permitir, lo más pronto posible, sin especificar fecha exacta, la reanudación del servicio en las 11 estaciones detenidas de la Línea 12.

"Están enfocadas a reducir la energía disipada en la vía, a reforzar la vía para absorber mejor los esfuerzos, con el objetivo de controlar el desgaste ondulatorio dentro de los márgenes comunes", agregó.

Otra de las acciones es cambiar el trazo de las vías en el tramo de acceso a los andenes, donde están las curvas 1 y 2, pero antes se debe contar con un proyecto ejecutivo.

También se deberá cambiar el balasto nacional, que fue traído de bancos de Tlaxcala y Michoacán, por un balasto que cumpla con la norma europea.

Se deberán sustituir 15 mil metros de riel traídos de Francia y España, por uno que cumpla con la norma francesa UIC 60,así como cambiar 12mil 500 durmientes que fueron realizados por las auxiliares de ICA-PRET e Itisa por uno de norma europea.

Colás Martinet, representante para América Latina de la empresa Systra, señaló que el estudio se dividió en cuatro etapas y ahora se están dando las acciones correctivas para reabrir la línea.

Indicó que también detectaron problemas en el mantenimiento, que derivaron en una aceleración de un incorrecto embone del tren y la vía.

Además, el sistema de engrasado no fue el correcto, lo que provocó problemas de compatibilidad en los trenes férreos construidos por la empresa española CAF.

En el proyecto participaron 160 especialistas, se realizaron 2 mil 900 documentos, así como 200 pruebas dinámicas y se utilizaron 210 equipos especializados.

Los datos fueron proporcionados por el secretario de Obras; sin embargo, el estudio final de Systra no será dado a conocer por el momento.