Las fallas en la Línea 12

Dificultades de enganche del tren, peraltes más elevados, soldaduras deficientes e inadecuada calidad de durmientes, forman parte de una amplia lista.
Una amplia lista de fallas está contenida en el informe de Systra sobre las causas del cierre parcial de la Línea 12 del Metro.
Una amplia lista de fallas está contenida en el informe de Systra sobre las causas del cierre parcial de la Línea 12 del Metro. (Tomada de Facebook)

Ciudad de México

El tramo que comprende 11 estaciones, de Tláhuac a Atlalilco, dejó de funcionar el 12 de marzo de 2014, con la suspensión de 13.1 kilómetros, debido a que presentaba problemas que podían provocar un descarrilamiento.

De acuerdo con el reporte de Colás Martinet, vicepresidente para América Latina de Systra, sobre el diagnóstico de los problemas en la Línea Dorada,  las fallas por las que tuvo que cerrar parcialmente la línea fueron:

- En el tramo elevado -de Tláhuac a Atlalilco-, 15 de las 36 curvas tienen un radio inferior a los 350 metros, lo que dificulta el enganche del tren y provoca el desgaste ondulatorio.

-En las curvas 1 y 2, ubicadas en el cajón de la estación Tláhuac, se tiene un radio de 100 metros y el problema del enganche del tren a la vía es mayor.

-Los peraltes miden hasta 160 milímetros, una altura excesiva que dificulta la correcta nivelación de la vía.

-Las soldaduras no se realizaron de acuerdo con los procedimientos que el fabricante establece.

- Se detectaron problemas de nivelación en los rieles soldados porque la liberación de esfuerzos no se realizó con los procedimientos establecidos.

-El balasto y los durmientes de concreto no tenían la calidad adecuada para esa línea.

-Las acciones para controlar el desgaste ondulatorio se realizaron de manera tardía, lo que derivó en un desgaste ondulatorio mayor.

-El mal enganche de los bogíes en las curvas generaron esfuerzos anormales en las vías.

-El sistema de lubricación fue colocado fuera de la norma, lo que provocaba problemas en el frenado del convoy.

-Los trenes vibraban a una frecuencia de 94 hertz, lo que representa vibraciones excesivas de los ejes, que aceleran el desgaste ondulatorio.

-La rueda era más dura que el riel, lo que propició el deterioro de la vía.

-El reperfilado de las ruedas se hizo de manera tardía.

-En siete curvas, el peralte de la vía y la velocidad de circulación de los trenes era incompatible.

-Debido a que el tren tenía riesgo de descarrilar, debió bajar su velocidad pero eso solo agravó los esfuerzos del tren para el enganche de la vía.

-La suspensión del sistema de lubricación para terminar con los problemas de frenado aumentó los daños ocasionados por el contacto rueda-riel, acelerando el deterioro de ambas.

-La rotación de los trenes para uniformar el desgaste de las ruedas se hizo de manera tardía y disminuyó la vida útil de las ruedas.