Tasan en $190 mil muerte por transporte público

De acuerdo con la nueva Ley de Movilidad, la reparación del daño no puede ser menor a esa cifra, pero sí mayor, según el salario de la víctima.
En 2013 ocurrieron 70 decesos en los que estuvieron involucrados microbuses.
En 2013 ocurrieron 70 decesos en los que estuvieron involucrados microbuses. (Jesús Quintanar/Archivo)

México

De acuerdo con la nueva Ley de Movilidad, los concesionarios del transporte público del Distrito Federal que provoquen un accidente en el que una persona resulte muerta, deberán pagar 190 mil pesos a los deudos.

De esa forma, a microbuseros, taxistas o choferes de cualquier transporte público las autoridades los obligarán a reparar el daño económicamente.

Según el artículo 133 de la Ley de Movilidad, que promulgó el pasado lunes el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, la reparación del daño que tienen que hacer los transportistas no puede ser menor a esa cantidad, pero sí superar esa cifra si se comprueba que la víctima tenía ingresos diarios superiores al salario mínimo.

"Cuando el daño que se cause a las personas produzca la muerte, la reparación del daño no podrá ser menor a la que resulte de multiplicar cuatro veces el salario mínimo general vigente en el DF (cuyo resultado también se multiplica), por 730 veces (que suma 190 mil pesos). De acreditarse ingresos diarios superiores de la víctima, se calculará el cuádruple atendiendo esos ingresos", señala la nueva norma.

En 2012 ocurrieron más de 112 muertes relacionadas con accidentes en los que los involucrados fueron microbuses.

Para 2013, la cifra bajó a 70 respecto a fallecimientos, pero el número de lesionados superó la centena.

En el capítulo relacionado con la reparación de los daños ocasionados por la prestación del servicio de transporte público de pasajeros, se indica que en caso de que la víctima quede con incapacidad total o parcial, el grado de reparación se realizará con base en lo que se estipula en la Ley Federal del Trabajo.

De acuerdo con los cálculos oficiales, la determinación de la reparación del daño resulta de multiplicar por cuatro el salario mínimo vigente en el DF y después por los días de incapacidad que señale la ley laboral.

Los concesionarios no quedan exentos de que las víctimas procedan jurídicamente en su contra, ni tampoco se descarta la posibilidad de que pierdan el permiso.

Sobre lesiones y daños materiales, la Ley de Movilidad señala que los concesionarios, y en su caso los operadores, deberán responder de manera solidaria por ellos.

En ese caso, el ofendido definirá la manera cómo se realizará la reparación, que puede ser incluso en especie mediante una póliza de seguro o el pago de daños y perjuicios.