Amamantar, un derecho humano en el DF

Las modificaciones en Ley de Salud local no están encaminadas a prohibir las fórmulas lácteas, sino a informar a la madre e incentivar la lactancia materna, asegura la perredista Polimnia Romana.
La lactancia materna y el alojamiento conjunto es una práctica que favorece el adecuado desarrollo del bebé.
La lactancia materna y el alojamiento conjunto es una práctica que favorece el adecuado desarrollo del bebé. (Cortesía Secretaría de Salud)

Ciudad de México

El pasado jueves 1 de mayo, la ALDF aprobó el decreto la reforma a la Ley de Salud capitalina y reconoce como derecho humano del niño y de la madre la lactancia durante al menos el primer semestre de vida del menor.

La perredista Polimnia Romana Sierra, impulsora de la iniciativa, aseguró que por este cambio el personal del sistema de salud en el DF no podrá dar fórmulas lácteas a las mujeres.

La diputada local explica que no se trata de prohibir las fórmulas, "ya uno me preguntó por Twitter si estará prohibido dar fórmula en el DF. No es eso, es promover la lactancia materna".

Con la reforma aprobada, las madres que así lo deseen podrán recibir latas de fórmula láctea a partir de los seis meses en sus centros de salud, siempre y cuando esta sea indicada durante las consultas de revisión del menor.

"Lo que no se va a poder es regalar muestras durante el embarazo o en las horas posteriores al parto", asegura Sierra.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los bebés deben alimentarse exclusivamente de lecha materna durante los primeros seis meses y la lactancia debe prolongarse hasta los dos años de edad.

Polimnia reconoció que para las madres que trabajan es difícil, sobre todo porque no pueden salirse del trabajo, ya sea para amamantar si viven cerca o para sacarse la leche. "Hace muchos años la lactancia era un obstáculo para seguir con tu vida laboral".

Al reconocer como un derecho humano al lactancia materna, se obliga al Gobierno y a las empresas a prestar todas las facilidades necesarias a las madres, lo que lo convierte también en un derecho laboral. Un primer paso se dio con la reforma de la ley federal de salud que se votó en febrero pasado en la Cámara de Diputados.

La iniciativa, que firmó Peña a principios de abril, obliga a todas las empresas y dependencias a tener un lactario así como a otorgar una hora al día a las madres para sacarse la leche o para salir a alimentar a sus bebés.

"Tienen un año para cumplir con los lactarios y permisos horarios, ya sea uno de una hora o dos de media hora. El lactario debe ser un espacio cómodo donde la madre pueda sacar la leche y como debe refrigerarla tendrán que tener un refrigerador exclusivo para ello", asegura Polimnia.

La diputada reconoce que, actualmente, las madres suelen realizar esa acción en el baño de sus oficinas, lo cual no es higiénico ni cómodo. Además de que lo hacen a toda prisa, ya que no cuentan con permisos exclusivos para realizarla.

"La realidad es que solo cuando existe una sanción es cuando lo hacen mucho menos, así que los lactarios obligatorios por ley son un avance, porque hay una necesidad real de alimentar al niño con leche materna", afirma.

La reforma en la ley local, vendrá a reforzar el cambio en la federal, ya que no sólo se prohíbe regalar latas de fórmula, sino cualquier tipo de objeto publicitario relacionado con las marcas, como plumas, gorros o baberos para el menor.

"Lo preocupante es que quien te da la muestra no es un persona en el supermercado, es el médico, la enfermera, con las personas en las que más confías al momento de dar a luz", dice Polimnia Romana.

La primera acción que llevará a cabo en cuanto la ley sea publicada en la Gaceta Oficial del Distrito Federal será una campaña de promoción para incentivar la lactancia en los hospitales que es "por donde pasan todas las mamás trabajadoras", de tal forma que sean las mujeres quienes elijan libremente si desean amamantar o dar fórmula.

La iniciativa se trabajó conjuntamente con el titular de la Secretaría de Salud del DF, Armando Ahued, expertos de Unicef, médicos del Hospital de Perinatología, así como ONGs como la Liga de la Leche y Save the Children.

La diputada confía que antes del 10 de mayo la iniciativa sea signada por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, para su promulgación.

"Es parte de las acciones que el GDF está tomando a favor de los derechos de los niños, a penas el miércoles (30 de abril) se firmó la iniciativa de 10 por la Infancia de la Unicef, así que ésta - no debe tardar tanto en publicarse."

La perredista adelantó que ya se trabaja en el complemento de esta ley, que se enfocará en un parto humanizado, con alojamiento conjunto obligatorio (madre y bebé en la misma habitación) y que permita a la madre ser acompañada por la persona de su elección, no como ocurre ahora en algunos hospitales, donde solo se permite la entrada al padre del menor al momento del parto.

¿Por qué amamantar?

Cuando un bebé recibe leche materna de ayuda a que tenga un mejor crecimiento, ya que la leche lleva una gran cantidad de nutrientes y anticuerpos, lo que ayuda a desarrollar el sistema inmunológico del menor. Le ayuda a prevenir infecciones, alergias, diabetes y obesidad al crecer.

En la madre, la lactancia evita que desarrolle enfermedades como el cáncer de mamá, ovario y osteoporosis, disminuye las hemorragias postparto y ayuda a que la mujer pierda el peso que ganó durante el embarazo.

¿Cuándo no se recomienda amamantar?

Cuando la madre tiene VIH, herpes en los senos o se encuentra en tratamiento de quimioterapia. Los bebés que no deben ser amamantados son aquellos con deficiencias metabólicas como la galactosemia -insuficiencia para metabolizar el azúcar en la leche que provoca daños en el hígado- o con fenilcetonuria -incapacidad para metabollizar la fenilalanina que provoca daños en el sistema nervioso central y el cerebro-.