Mancera dice que L12 no es materia de un debate político

El jefe de Gobierno aseguró que la prioridad es entregar una línea segura y funcional, mientras que la Contraloría todavía tiene abiertas auditorías para el deslinde de responsabilidades.
Las fallas en la Línea 12 del Metro que provocaron la suspensión parcial del servicio, tuvieron ya los primeros efectos laborales y de responsabilidad en algunos funcionarios encargados de la Línea Dorada.
Las fallas en la Línea 12 del Metro que provocaron la suspensión parcial del servicio, tuvieron ya los primeros efectos laborales y de responsabilidad en algunos funcionarios encargados de la Línea Dorada. (Tomada de Facebook)

Ciudad de México

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, indicó que los problemas de la Línea 12 son un tema jurídico y no materia de un debate político.

En entrevista con Carlos Loret de Mola, Mancera aseguró que la lista de responsables que presentó la Contraloría del Distrito Federal establece responsabilidades por el primer cierre de auditorías, aunque todavía hay varias que se mantienen abiertas.

Ante los señalamientos del ex jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, dijo que ya ha contestado al respecto que no se trata de una cuestión política sino de seguridad.

El mandatario dijo que el principal interés es entregar una línea que funcione perfectamente. "Esto debe quedar como una cuestión donde se esclarezcan las funciones de Gobierno, donde entreguemos una vía segura".

Indicó que hasta que no terminen todas las auditorías no se puede hablar de que terminaron de deslindar responsabilidades

Sobre los problemas de la línea, indicó que deberán reemplazarse varios metros de vías, así como otros materiales, como durmientes y balasto, por lo que podrían tomar tiempo en corregir todas las fallas por lo que confía en una reapertura gradual de las 11 estaciones que están cerradas desde marzo pasado.

Mancera dijo que se trata de materias especializado por lo que el "secretario de Obras está contactando con los proveedores" para avanzar lo más pronto posible en las acciones correctivas.

Recordó que existen problemas de diseño en el trazo de la línea, especialmente en los radios de las curvas 1 y 2, que se encuentren en la estación Tláhuac y que provocaron un desgaste ondulatorio mayor al forzar los trenes que no lograban tener un buen enganche y también habrá que rediseñar la suspensión de los trenes.

Aseguró que se encuentran en contacto con CAF, la empresa proveedora de los trenes, y con el consorcio constructor ICA-Carso-Alstom, para lograr que las obras avancen con buen ritmo y en los próximos meses se puedan reabrir las estaciones paulatinamente de Atlalilco hacia Tláhuac.

Como lo había dicho anteriormente, Mancera indicó que los primeros esfuerzos serán para reabrir las estaciones de Culhuacán y San Andrés Tomatlán. "La parte final es la más difícil porque hay que rediseñar las primeras dos curvas", dijo.

Dijo que aunque no saben cuánto dinero va a costar, las obras pueden costar "varias decenas de millones de pesos o cientos de millones", pero que aún no puede saberse y habrá que esperar la ruta de trabajos que presente la Secretaría de Obras.

Sobre los sobrecostos, el jefe de Gobierno aseguró que la Contraloría capitalina no señaló como tal un desvió de fondos, pero sí conductas que no están apegadas a la normas.

Finalmente, Mancera abordó el tema de la reforma política para el DF y se mostró confiado que para mediados de octubre sea aprobado el dictamen en el Senado, pues el tema se encuentra en la agenda y existe la voluntad política para lograrlo.