Iztapalapa es ejemplo de recuperación de espacios en el DF

Con la nueva política de la ciudad para evitar que la periferia se convierta en sinónimo de marginalidad, los proyectos de Iztapalapa fueron reconocidos durante el Foro Urbano Mundial de la ONU.
Vecinos y personal de la delegación de Iztapalapa, en cinco colonias plantaron árboles y hasta elaboraron grafitis acordes al medio ambiente.
Vecinos y personal de la delegación de Iztapalapa, en cinco colonias plantaron árboles y hasta elaboraron grafitis acordes al medio ambiente. (Especial)

Ciudad de México

La llaman el traspatio del Distrito Federal, se ubica en el oriente de la capital, en los límites con Nezahualcóyotl, uno de los municipios mexiquenses azotados por la delincuencia. En su territorio se construyeron cárceles, corralones y plantas de basura pero, ahora, Iztapalapa es un ejemplo de transformación del espacio público.

Con la nueva política de la Ciudad de México, que busca la recuperación de espacios y la regeneración de un modelo urbano sostenible, Iztapalapa se ha convertido en una pieza fundamental de la dinámica urbana.

Durante el Foro Urbano Mundial, que convocó el Programa de Asentamientos Humanos de Naciones Unidas (ONU-Habitat),  Iztapalapa fue el ejemplo de cómo evitar que la periferia acabe siendo sinónimo de marginalidad.

En el encuentro, que se celebró en Medellín, Colombia, el jefe delegacional, Jesús Valencia explicó que fue gracias al presupuesto participativo que se detonó la transformación urbana de esa delegación.

Se inició con intervenciones que incidieron en el espacio público, lo que ayudó a crear espacios de diálogo y convivencia, además de reactivar la actividad económica. En 2013, se asignó un presupuesto participativo cercano al 3 por ciento la inversión total de obras delegacionales.

Tras canalizar los primeros recursos, la delegación Iztapalapa y el Gobierno capitalino buscaron otros mecanismos económicos para lograr un cambio completo del espacio público, como en la Plaza Cuitláhuac, que sirve como escenario para la representación de la Pasión de Cristo y donde se hizo una intervención completa.

“Cada cambio representa una negociación con vecinos, actores sociales, políticos y económicos, en año y medio que llevamos de la administración decidimos iniciar con un gran cambio en el centro de la demarcación, una zona con un deterioro mayor. 26 mil metros cuadrados olvidados, que se intervinieron: desde pisos, entorno, se le dio una dinámica social importante, para que la gente vaya a su espacio”.

“El centro de Culhuacán, ahí hubo mucha oposición de la gente. Se hizo un espacio más digno, más seguro, ahí donde estuvo el primer molino de papel y sin el presupuesto participativo hubiera sido difícil lograr esa recuperación”.

En el foro, que se llevó a cabo del 5 al 11 de abril, también se presentó el rescate de espacios que se realizó con el apoyo de los tres niveles de gobierno (federal, capitalino y delegacional) en la colonia Santa Cruz Meyehualco y que ahora es conocido como Parque Uno.

Ese lugar, reconoció Valencia, fue utilizado por delincuentes para robar, violar y vender drogas, y como parte de la recomposición del tejido social se logró una transformación del espacio físico y social.

“Hoy tenemos infraestructura nueva y hasta para cinco mil personas, en un espacio de seis mil metros cuadrados. Ahora es uno de los parques mejor estructurados de la Ciudad de México, pero fue algo que se logró con apoyo de los tres órdenes de gobierno, eso nos permite tener una sociedad más vivible y más digna.”

En el Foro Urbano Mundial participaron 150 ciudades, el DF decidió destacar a Iztapalapa porque es una de las más representativas ya que tiene 119 kilómetros de extensión, cuenta con 290 colonias y es la demarcación más poblada de la ciudad y de todo el país, con 1.9 millones de habitantes.