Me interesa más que AMLO sea Presidente: Monreal

El delegado en Cuauhtémoc dijo estar dispuesto a dejar de buscar la Jefatura de Gobierno de la CdMx, “pues de nada servirá a Morena ganarla si pierde la elección federal”.
“Sé que en la alianza Andrés-Mancera puedo perder”, señaló el ex mandatario zacatecano.
“Sé que en la alianza Andrés-Mancera puedo perder”, señaló el ex mandatario zacatecano. (Cinthya Stettin)

Ciudad de México

El jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, planteó una alianza entre el líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, quienes, a su parecer, "deben ir de la mano y no como adversarios" con el propósito de ganar la Presidencia de la República en las elecciones de 2018.

En entrevista con MILENIO, destacó que de hacerse posible lo anterior olvidará su aspiración de ser el candidato de su partido para la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México y apoyará a estos dos personajes, pues a Morena no le servirá de nada ganar el poder Ejecutivo local y perder la Presidencia, porque "estaríamos limitados".

"A mí me gustaría mucho ver a Miguel Ángel Mancera al lado de Andrés Manuel López Obrador. Incluso si se diera —nunca lo he platicado— el hipotético caso de que hubiera una alianza nacional de las fuerzas de izquierda y la Ciudad de México hiciera lo mismo, a mí no me importaría no ser candidato a la Jefatura de Gobierno, con tal de que esa alianza se llevara a cabo. Sé que en la alianza Andrés-Mancera puedo perder. Me interesa más que AMLO sea Presidente que yo ganar la jefatura", afirmó.

Afirmó que a la fecha ha mantenido una relación de respeto e institucionalidad con Mancera; sin embargo, en ocasiones tiene puntos de vista distintos, pero a pesar de esto reiteró: "Sí podemos convivir, lo hemos hecho durante un año y medio y hemos coexistido".

Refirió que el mandatario capitalino puede verse en la tentación de "ponerle el pie", ya que conoce sus objetivos políticos, pero nunca lo ha intentado, y precisó: "A veces tengo más obstáculos de sus funcionarios que buscan quedar bien.

"La gente debe decir: 'los dos son protagonistas, ¿cómo es posible que no se enfrentan? ¿Cómo no se polarizan?' Yo diría que mi condición como jefe delegacional es de mayor debilidad institucional frente al jefe de Gobierno, que tiene concentradas sus facultades y funciones. Algunos secretarios actúan más papistas que el papa; es decir, tratando de quedar bien con su jefe, tratan de ponernos obstáculos. No he tenido de él (Mancera) ninguna actitud de golpeteo, ninguna situación que nos polarice o distancie", manifestó.

Al preguntarle si la unión AMLO-Mancera no sería algo utópico, el ex gobernador de Zacatecas respondió: "En la política todo es posible", y añadió que pese a que no ha platicado con López Obrador sobre el tema, esto puede ocurrir, ya que el ex candidato presidencial "está muy fresco ideológica y políticamente".

Monreal indicó que ve a Morena con mejores condiciones y mucho más cerca a la Presidencia que en 2006, cuando AMLO perdió la elección por una mínima cantidad de votos, porque en ese entonces "teníamos una confrontación o un enfrentamiento radical, frontal, con un sector de la iniciativa privada y con el gobierno.

"Ahora hay menos resistencias. He vivido desde hace 20 años el movimiento con Andrés Manuel, hoy es el momento más cercano que tiene para ganar la Presidencia de la República. Andrés esta en un proceso de crecimiento importante y hay factores como crisis económica, irritación social, corrupción. Donald Trump facilita la alternancia política", subrayó.

Sobre el interés de la jefa delegacional en Tlalpan, Claudia Sheinbaum, y del dirigente local de Morena, Martí Batres, por ser candidatos en las próximas elecciones, Monreal señaló: "No vamos a pelear internamente". No obstante, reconoció que los ve como competidores.

Añadió que los militantes del partido no están en éste por estar interesados en los cargos, aunque mucha gente no lo crea, pues "parece una frase vacía", pero no incidirán en la división interna.

"No hay fractura, traen su propia agenda. No he asistido a eventos que convocan delegados de mi partido porque mi agenda es complicada, pero eso no me distancia de ellos. Nos reunimos seguido, tenemos estilos y respetamos individualidades, pero cuando hay un planteamiento general estamos todos juntos", aclaró.

"Más difícil, una delegación"

El ex gobernador de Zacatecas afirmó que es mucho más difícil gobernar una delegación que un estado, pues la nula autonomía financiera y de seguridad requiere "un ejercicio de mayor entrega, inteligencia y sagacidad política, además de una mayor apertura y tolerancia".

Calificó de bueno el trabajo de su gabinete, aunque se tardaron en integrarse, pero resaltó que "no metería las manos al fuego por nadie, y es que el día que cometan un error, no hay forma de protegerlos.

"La delegación es una institución barroca que ni es municipio ni entidad libre. Es un órgano administrativo donde todo depende del gobierno central, es decir, las finanzas, el personal. En pocas palabras, todo tiene que ser aprobado y en ocasiones es condicionado", concluyó.


Pide el PRD capitalino a Morena “dejar la soberbia de lado”

El secretario general del PRD en la Ciudad de México, Enrique Vargas, pidió a Morena "dejar la soberbia de lado" y de manera conjunta realizar "un proyecto común en beneficio del país", ya que "lamentaríamos por generaciones enteras que no hubiéramos hecho el esfuerzo".

Afirmó que en el mitín al que convocó el dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador "no hubo grandes sorpresas entre los nombres de quienes firmaron el acuerdo político de unidad".

En conferencia de prensa, señaló que el discurso de López Obrador "no tuvo variables en sus argumentos ya conocidos", y reconoció que ambos partidos tienen en común "los esfuerzos que realizan por sacar al PRI de Los Pinos y alcanzar la transformación social del país".

Señaló que su partido debe asumir "que ya no somos el único partido de izquierda", lo cual, dijo, quedó claro el fin de semana con las concentraciones que se realizaron en el Zócalo y en el Monumento a la Revolución.

"Algo más que quedó de manifiesto es que quienes vivimos en esta ciudad queremos que siga siendo gobernada por la izquierda, no por PRI o PAN. Fue un gran acontecimiento que hubiera dos grandes actos de partidos de izquierda", expreso.
(Cinthya Stettin/México)