Monreal: la inseguridad será un foco rojo en Cuauhtémoc, si no se atiende

El jefe delegacional rindió su primer informe de gobierno, en el que reconoció que la seguridad se mantiene como principal demanda ciudadana en esa demarcación.

Ciudad de México

El jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, reconoció que la seguridad se mantiene como principal demanda en esa demarcación, ya que hay colonias donde el delito ha aumentado y la percepción de ello también, por lo que “ese foco amarillo puede convertirse en un foco rojo”, de no atenderse.

Al rendir su primer informe de gobierno, en la explanada delegacional, Monreal advirtió que mientras no se atienda la inseguridad en percepción y estadística, continuará el desafío a la capacidad de gobernabilidad en esa demarcación.

Dijo que se continuarán programas de seguridad que han sido bien evaluados por vecinos, como la instalación de video cámaras y las alarmas vecinales, además de que se seguirán solicitando más patrullas, se sustituirán más luminarias, se recuperarán espacios públicos y se aplicarán operativos de inhibición del crimen el próximo año.


Monreal aseguró que no se confrontará con el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, y reiteró que “en mí tiene un amigo, aunque seamos de diferentes partidos”.

Señaló que de cara a las elecciones de 2018 se debe lograr una “alianza entre las izquierdas progresistas”, que dé respuestas concretas a las demandas de la población.

“Pido le den un mensaje al jefe de Gobierno: tiene mi mano franca y no voy a confrontarme con él. Voy a enfocarme en mi delegación y la voy a gobernar con honradez y eficacia. El diálogo es la única manera.

"Debemos trabajar por una ciudad incluyente, plural y plena de derechos para no caer en el extremo contrario, es decir, enconos, divisiones, cálculos políticos y distanciamiento ciudadano”, señaló.

Asimismo, afirmó que “la alternancia política llegará a la capital” y que por tercera ocasión el dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, ganará la Presidencia de la República, la cual vendrá respaldada por una “completa legitimidad ciudadana e institucional”.

“El esquema de gobierno está agotado, que el clientelismo está acabado, que las viejas prácticas están sepultadas, y hoy los vecinos juegan un papel preponderante pues ellos deciden y tiene desconfianza en las autoridades.

"Es ahí donde un nuevo acuerdo social con la ciudadanía cobra sentido para lograr una relación equilibrada y sana”, expuso.

MSP