Mancera pide industrias verdes en vía Tula-CdMx

El jefe de Gobierno solicita que las más de 150 empresas se transformen para reducir las emisiones de contaminantes a favor de los capitalinos.
El jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, pidió el apoyo del gobierno federal para que las empresas instaladas en el corredor Tula-CdMx se transformen en industrias verdes.
El jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, pidió el apoyo del gobierno federal para que las empresas instaladas en el corredor Tula-CdMx se transformen en industrias verdes. (Juan Gabriel Ortega)

Ciudad de México

En el Día Mundial del Medio Ambiente, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, pidió al gobierno federal que las más de 150 empresas que se encuentran en el corredor Tula-CdMx, se transformen en industrias verdes y entren al Programa de Auditoría Ambiental, para que reduzcan las emisiones de contaminantes.

El mandatario capitalino aseguró que el corredor industrial Tula-Ciudad de México es donde se genera gran parte de los contaminantes de fuentes fijas, por lo que las empresas deben promover procesos de autorregulación que resulten en empresas más competitivas, el mejoramiento en el desempeño ambiental y, por tanto, un ambiente de calidad para los habitantes de la capital del país.

De acuerdo con datos del Inventario de emisiones de la zona metropolitana del Valle de México, las industrias generan 85 por ciento de las más de 5 mil toneladas de bióxido de azufre, un contaminante que origina problemas respiratorios, principalmente en niños y adultos.

Además de que la exposición a ese contaminante puede causar reducción de la función pulmonar y agravaar enfermedades cardiovasculares preexistentes, acelera los síntomas de asma, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud en su balance sobre daños de las partículas.

"Las empresas deben tener un tratamiento muy específico, ya se ha insistido y vamos a estar muy pendientes de que en la nueva norma que se prepara y las que se alistan se actualicen; son normas de competencia federal, las está trabajando la Semarnat, y sabemos que esta será la tarea", expuso Mancera.

"La Ciudad de México va a insistir que si tenemos este inventario de fuentes contaminantes, pues lo debe tener todo mundo y también tomarse las acciones necesarias para transformarlas en industrias verdes. Se puede hacer, aquí hemos certificado y ya entregamos dos constancias a Cemex, dos certificados de auditoría en medio ambiente".

Con el Programa de Auditoría Ambiental las empresas pueden tener logros en ahorro de agua, un plan de manejo de residuos sólidos y utilizar elementos que capten la emisiones de contaminantes.

Mancera dijo que para lograr que esas empresas se transformen en industrias verdes se necesita la participación de las secretarías federales de Salud, Medio Ambiente, Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y Comunicaciones y Transportes, así como del Centro Mario Molina.

"Tenemos un corredor específico que está detectado, que viene desde la zona de Tula hasta la Ciudad de México, el cual lo conoce la autoridad federal, y esperamos que haya una respuesta positiva al llamado que hemos hecho", añadió.

La Secretaría de Medio Ambiente de la CdMx busca la incorporación al Programa de Auditoría Ambiental de 400 empresas, lo que permitirá alcanzar ahorros en la industria de cerca de 800 mil m3 de agua, 100 millones de kilovatios de energía eléctrica, así como 20 mil toneladas de residuos y 86 mil 400 toneladas de dióxido de carbono y la reducción de bióxido de azufre.


Consumo responsable de recursos naturales

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) hizo un llamado urgente a la sociedad y a las autoridades sobre la necesidad de poner en práctica la gestión y consumo responsables de los recursos naturales, con el fin de transitar hacia un desarrollo sostenible.

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, la CNDH expresó su preocupación sobre el agotamiento irreversible de los ecosistemas de la Tierra, consecuencia de prácticas destructivas como la tala ilegal y el aprovechamiento ilícito e irracional de los recursos naturales.

Se estima que de continuar con los actuales patrones de consumo y el desarrollo incontrolado de actividades nocivas hacia el entorno, en 2050 se necesitarán los recursos de otros tres planetas como la Tierra para mantener los estilos de vida y consumo que disfrutamos actualmente.

A escala nacional, en las Cuentas Económicas y Ecológicas de México, publicadas por el Inegi, se reconoce que la degradación ambiental tiene un costo económico significativo, puesto que los daños totales por agotamiento y afectación ambiental en el país alcanzaron al cierre de 2014 la cifra de 910 mil 906 millones de pesos. (Redacción/México)