Línea A: 58 puntos con riesgos de hundimiento

Las instalaciones fijas presentan fallas e inseguridad, lo que "pone en peligro a miles de usuarios" del Metro, se lee en el diagnóstico.
El documento, en poder del GDF, señala que un problema grave puede ocurrir en cualquier momento.
El documento, en poder del GDF, señala que un problema grave puede ocurrir en cualquier momento. (Jorge Carballo)

México

La gerencia de Obras del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro detectó 58 oquedades a lo largo de la Línea A que pueden generar el hundimiento de carros completos.

De acuerdo con un diagnóstico técnico, al cual MILENIO tuvo acceso y del que las autoridades del Gobierno del Distrito Federal y de la Dirección General del STC tienen copia, diariamente "se pone en riesgo la integridad física de miles de usuarios.

"Las instalaciones fijas de la Línea A se encuentran en gran riesgo e inseguridad, debido al tipo de terreno en esta zona. De la estación Pantitlán a La Paz existen alrededor de 58 oquedades", advierte el estudio.

Indica que la gerencia de Obras, al llevar a cabo reparaciones en la estructura del medio cajón, detectó "58 puntos críticos que se encuentran debajo de las vías por donde circula diariamente el material rodante".

De acuerdo con las primeras supervisiones de los trabajadores, "las oquedades son muy profundas en algunos casos y en cualquier momento pueden hacer crisis, es decir, se pueden tener hundimientos en el cajón con toda la instalación fija, lo cual sería de consecuencias incalculables".

Estos puntos proliferan en el tramo de Tepalcates a La Paz, donde hay siete estaciones del Metro (las otras son Guelatao, Peñón Viejo, Acatitla, Santa Martha y Los Reyes).

El estudio advierte que es urgente atender esta problemática por la temporada de lluvias y evitar catástrofes mayores.

"Existen amenazas de inundaciones, las cuales se han presentado continuamente en los últimos tres años a lo largo de cuatro o cinco kilómetros de cajón, sin que a la fecha se haya realizado proyecto alguno para prevenirlas", detalla.

Asimismo, refiere que es del conocimiento de las autoridades que la catenaria "ya llegó al término de su vida útil, lo que ha ocasionado que en varias ocasiones se rompa, teniéndose que puntear las zonas afectadas para continuar con el servicio".

En el informe enviado al director del STC, Joel Ortega, solicitan de manera urgente hacer las gestiones necesarias para que se realice un mantenimiento mayor a toda la Línea A y que se les provea de un lote de refacciones apropiadas.

Explican que es necesaria la compra inmediata de polímero para rellenar y reforzar el suelo, y que los trenes puedan correr sin ningún riesgo de Pantitlán a La Paz.

Puntualizan que el polímero es un químico que se debe adquirir en Estados Unidos y que sirve para rellenar las oquedades; se inyecta en estos sitios y se "infla de acuerdo con la estructura que refuerza".