Por el No Circula, cae 60% flujo en Central de Abasto

Según la Canacope, los tianguistas no son los únicos afectados, pues negocios reportan pérdidas mensuales de hasta 68 mdp.
Los sábados tienen que llegar a abastecerse a la 1 de la mañana, cuando antes arribaban a las cuatro.
Los sábados tienen que llegar a abastecerse a la 1 de la mañana, cuando antes arribaban a las cuatro. (Mónica González)

Ciudad de México

El flujo de camionetas de carga y el movimiento de pequeños comerciantes que acuden a la Central de Abasto (Ceda) de la Ciudad de México bajó hasta 60 por ciento en los cuatro sábados que lleva el nuevo programa Hoy no Circula.

De 300 mil personas que visitaban la central, ahora solo acuden 180 mil, de acuerdo con el Fideicomiso para la Construcción y Operación de la Ceda.

En los andenes, los diableros pueden jugar futbol por lo vacío que está el lugar, algo que no ocurría desde hace 20 años. “Los sábados está vacía desde que comenzó el programa del Hoy no Circula; ahí comenzó la debacle de la central”, comentó Elías Campos, tianguista de Iztapalapa.

Óscar, tianguista de Indios Verdes, tiene que llegar a la central a la una de la madrugada, cuatro horas antes de lo acostumbrado, pues su camioneta Ford 1970 dejó de circular desde que arrancó el programa de la Secretaría del Medio Ambiente, el 1 de julio.

“Ahora trabajamos más; si antes nos parábamos a las 5 de la mañana, ahora lo tenemos que hacer a las 3 y llegamos a la casa entre 9 y 10 de la noche, porque es cuando nos dejan circular”, dice Domingo de la Rosa, vendedor de naranjas en la delegación Benito Juárez.

De acuerdo con la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope), los tianguistas no son los únicos afectados, pues los comerciantes establecidos reportan pérdidas mensuales de hasta 68 millones de pesos.

La cámara aseguró que de 160 mil comerciantes que se contabilizan en el DF, 87 por ciento tiene vehículos con holograma dos, por lo que pagan entre 300 a 500 pesos para poder moverse con su mercancía para abastecerse durante la semana.

El director de la Canacope, Enrique Guerrero, indicó que el gobierno de Miguel Ángel Mancera no midió el impacto que el programa iba a tener en el comercio y en la microempresa.

“Desde el punto de vista económico, el programa no es bueno; entendemos la parte ecológica, pero no medir las consecuencias está afectando económicamente a una gran parte de la población”, dijo.

Además de las pérdidas económicas, los comerciantes denunciaron que son víctimas de la delincuencia, por lo que exigieron al gobierno capitalino que ilumine la Central de Abasto y aplique un operativo de seguridad, porque que los robos son cada vez más comunes en las primeras horas de la madrugada, cuando llegan a abastecerse, ya que no hay luz ni autoridad para vigilar.