Tenía sólo 15 horas de nacido cuando fue la explosión

La mamá del pequeño Manríquez Castellano, quien aún no tiene nombre debido a su reciente nacimiento, cubrió a su bebé para protegerlo del derrumbe tras la explosión en el hospital.

Ciudad de México

El pequeño registrado como Manríquez Castellano, quien aún no tiene nombre debido a su reciente nacimiento, fue uno de los lesionados luego de la explosión de una pipa en el hospital Materno Infantil de Cuajimalpa.

El menor tenía solo 15 horas de nacido cuando la pipa propiedad de Gas Express Nieto explotó en el hospital. Su madre, una joven de 19 años, estaba junto a él cuando un fuerte ruido estremeció la zona.

Los dos estaban en un cuarto cercano al lugar de la explosión. Momentos después del estruendo, el plafón de la habitación cayó sobre Edith, quien cubrió a su bebé y lo protegió del derrumbe.

El papá del menor escuchó a través de la radio lo que había ocurrido en el hospital, donde una noche antes su esposa había dado a luz al pequeño Manríquez Castellano.

El joven de 20 años estaba en la zona de Pantitlán y en cuanto se enteró de lo sucedido, fue al hospital ubicado en la colonia Contadero, según narró el hermano de la joven Edith, José Luis Ramírez.

Los policías impidieron al papá primerizo llegar hasta al lugar del incidente y fue gracias a sus familiares que supo dónde estaban hospitalizados su esposa e hijo.

Al llegar al hospital Enrique Cabrera, ubicado en avenida Centenario colonia Exhacienda de Taragando en la delegación Álvaro Obregón, elementos de seguridad le prohibieron el paso; sin embargo, logró entrar a la fuerza con ayuda de sus familiares.

José Luis Ramírez, hermano de la mujer de 19 años, comentó a Milenio que los dos lesionados se encuentran bien, pero les están realizando estudios médicos.