¿Daña la vista observar un halo solar?

Mario Duarte Tortoriello, especialista del Hospital Juárez de México, dijo que observar ese fenómeno, poco común en la ciudad, no daña la vista; lo que sí preocupa es un eclipse solar.
El halo solar que se presenta
El halo solar que se observó en el centro del país. (Twitter)

Ciudad de México

La observación de un halo solar como el que apareció este mediodía en el centro del país no provoca afectaciones en la vista, pero la prudencia marca que no se debe mirar continuamente al sol durante espacios prolongados para prevenir cualquier tipo de problema, dijo el jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Juárez de México, Mario Duarte Tortoriello.

Las lesiones en los ojos ocurren generalmente por mirar al sol de manera periódica y prolongada, o en el caso de los eclipses de sol, cuyos efectos sí son muy preocupantes por la posibilidad de una lesión por retinopatía solar, explicó a MILENIO el especialista de la Secretaría de Salud.

Conclusiones sobre los efectos del sol en la vista son:

–La observación de un halo solar no perjudica la vista.

–Se debe evitar mirar al sol de manera continúa y de manera prolongada para evitar cualquier lesión ocular.

–Observar directamente un eclipe de sol sí es un riesgo de rinopatía solar o quemadura de la retina por efecto de los rayos del sol.

–Personas operadas de cataratas y que tienen un lente intraocular, así como albinas, tienen mayor predisposición a lesiones en los ojos por efectos de los rayos solares.

En el caso del halo solar, "la prudencia nos marca llevar la fiesta en paz y ver que es un fenómeno totalmente natural y que no pasa nada, y no estar viendo continuamente el sol en espacios prolongados, porque eso sí, en ciertos pacientes, en ciertas personas, sí puede predisponer un poco más a una lesión, aunque es difícil", dijo el especialista.

Duarte Tortoriello explicó que la retinopatía solar o quemadura de la retina del ojo por la acción del sol, se puede dar en los eclipses, por la luz que absorbe la retina enseguida de la penumbra, cuando ocurre la apertura de la aureola y esa luz tiene un efecto similar al del láser, lo cual provoca una lesión aguda, en muchas ocasiones irreversible.

Dijo que aun sin la presencia de fenómenos naturales como un eclipse solar, es conveniente no mirar continuamente al sol, sobre todo en el caso de pacientes predispuestos a una lesión, como quienes han sido operados de cataras y tienen un lente intraocular, ya que esto puede significar una mayor absorción de los rayos solares.

Otro ejemplo es el de las personas albinas, cuya absorción de los rayos solares también es más fácil, y uno más es el de diabéticos que sufren retinopatías o distrofias, que son "susceptibles de tener más daño, mucho más fácilmente".

Reiteró sobre la posibilidad de afectaciones a la vista por observar el halo solar: "es un fenómeno meteorológico normal, muy llamativo, porque se da más bien en las zonas polares o cerca de las zonas boreales, pero no tiene así una relación directa".