Adelantan 'festejos patrios' por Mundial

Los partidos de la Selección Mexicana han sido un buen pretexto para 'reciclar' los adornos del 15 de septiembre y para que los ambulantes salgan a las calles a hacer su "agosto".

Ciudad de México

Pelucas tricolores, lacias para las mujeres, con chinos "como los de Memo Ochoa" para los hombres avanzan con dirección al Zócalo.

A pesar de la lluvia, los aficionados tienen banderas o la cara pintada. La ola tricolor que avanza sobre la calle de Madero recuerda un festejo de 15 de septiembre solo que sin ambulantes.

Debido a que está prohibido vender en la vía pública, los comerciantes recorren las calles del centro de manera furtiva. En bolsas negras transportan pelucas, playeras del Tri, cornetas y diademas.


Frente al Centro Joyero de Madero, un hombre grita "pelucas de a diez, de diez". Se llama Juan, sus mercancía está hecha con peluche que compró al mayoreo.

"Pues para aprovechar el Mundial, güera. Sí se están vendiendo bien", asegura. Hacer cada peluca le toma una media hora, primero corta el peluche en tres partes del mismo tamaño, luego la cose y le pone en la orilla un resorte.

Juan es uno de los "toreros" que venden adornos tricolores. Dice que si la policía lo detiene no tendrá ganancias, pues todo se le irá en la "mordida".

Una cuadra antes del Zócalo, Felipe pinta caras con un gis tricolor. "De a peso la pintura, de a peso". Felipe también está aprovechando la fiebre futbolera, aunque al solo portar un gis es más difícil que los policías lo detengan.

En el Zócalo, la ola verde mueve sus banderas y luce orgullosa sus sombreros de charro y las máscaras de luchador, de las cuales el Santo y el Huracán Ramírez son los más populares.


Muchos aficionados usan sombreros y objetos que han comprado en festejos patrios previos o en otros juegos de la selección.

María sostiene un muñeco de fieltro con un sombrero y un zarape. "Lo compré el 15 de septiembre pasado, pero está bueno para venir hoy".

Frente a la bandera monumental, una payasita vestida en verde, blanco y rojo dialoga con los policías. La acusan de cobrar por tomarse fotos con la gente, aunque ella asegura que no.

Sobre 5 de febrero, los puestos que se colocan en la entrada de los estacionamientos públicos son los únicos que pueden vender las pelucas, manoplas y sombreros sin tener que esconderse.

Las de cabello largo van de los 45 a los 60 pesos, las de cabello chino pueden ser tricolores o negras, para recordar a Memo Ochoa, esas valen 30.

Las diademas son a 10, las manitas a 25 y los sombreros de plástico con el escudo de México al centro, en 20. Estos productos los compraron al mayoreo afuera del mercado de la Merced.

Daniel, que atiende el puesto, dice que también se consiguen en lugares como el Sonora.

El grito de "puto" sigue causando controversia, mientras algunos aficionados lo repiten, otros protestan pacíficamente en su contra con cárteles que dicen "yo no grito expresiones homófobas en el futbol".