Atora PAN reforma del Distrito Federal

“No merece que salga forzada y sin el consenso de todos los actores políticos”, dice Beltrones.
La Mesa Directiva de la Cámara de Diputados dio ayer mismo entrada a la reforma enviada por el Senado.
La Mesa Directiva de la Cámara de Diputados dio ayer mismo entrada a la reforma enviada por el Senado. (Héctor Téllez)

México

La Cámara de Diputados frenó ayer en seco la reforma política del Distrito Federal aprobada apenas horas antes por el Senado y aplazó la discusión de ese proyecto para un periodo extraordinario de sesiones, o incluso hasta la próxima legislatura del Congreso de la Unión.

Aun cuando los diputados federales de PRI y PRD se declararon listos para discutir y votar este jueves la reforma, durante la última sesión del periodo ordinario, la fracción de PAN anticipó desde la mañana de ayer su voto contra la minuta senatorial.

"No vamos a aprobar una reforma de esa magnitud al vapor; nos parece un despropósito pretender que una minuta que se está recibiendo hoy y que implica una profunda reforma a la Constitución, se estuviera votando mañana", puntualizó Ricardo Anaya, jefe de la bancada panista en San Lázaro.

Manifestó, asimismo, sus diferencias de fondo con la integración propuesta para la Asamblea Constituyente, con 60 diputados electos por los ciudadanos, 28 nombrados por el Congreso de la Unión, seis designados por el Presidente y otros seis por el jefe de Gobierno del Distrito Federal.

"Eso, de entrada, nos parece inadmisible, porque sobrerrepresenta a dos fuerzas políticas (PRI y PRD), y segundo, nos parece inadmisible que se cree más burocracia en esa especie de ayuntamiento que se estaría creando en las delegaciones: quieren que parezcan municipios, sin que tengan las facultades de un municipio", dijo.

El presidente de la Junta de Coordinación Política y líder parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, confirmó la falta de consenso e imposibilidad práctica de votar la reforma política del DF durante el último día del periodo de sesiones.

"Cambiar el estatus del DF no significa cualquier cosa y la Cámara de Diputados, a solicitud de AN, Nueva Alianza y otros grupos parlamentarios, enviará la minuta a la Comisión de Puntos de Constitucionales y a la Comisión del Distrito Federal para su estudio y presentación de dictamen en un futuro: no será en este periodo, no alcanza el tiempo como para que dictaminemos y pongamos a disposición del pleno", indicó.

—¿En un periodo extraordinario puede salir? ¿Será para la próxima Legislatura?

—El nivel de consenso que se alcance en la Comisión de Puntos Constitucionales entre todos los grupos parlamentarios nos dará los ritmos y los tiempos, si es posible desahogarlo en un periodo extraordinario o será la próxima Legislatura la que se haga cargo.

Por lo demás, dijo Beltrones, "una reforma política de gran envergadura no merece que salga forzada y sin el consenso de todos los actores políticos fundamentales".

El coordinador de los diputados federales del PRD, Miguel Alonso Raya, acusó a priistas y panistas de "rajarse" e incumplir el acuerdo de votar y aprobar la reforma política del DF, tal como la envió el Senado.

Acompañado por legisladores de su bancada como Aleida Alavez, Amalia García, Alejandro Sánchez Camacho y Carlos Reyes Gámiz, entre otros, Raya sostuvo que el argumento de la insuficiencia de tiempo para discutir la reforma no fue más que un pretexto para negar sus derechos políticos a los ciudadanos de la capital del país.

Subrayó que las tres principales fuerzas políticas acordaron aprobar de manera expedita y sin modificaciones la reforma en los términos aprobados por los senadores.

El proyecto de reforma a 51 artículos constitucionales prevé la transformación de la capital del país en una entidad federativa autónoma y con poderes propios, además de considerar la elección de una Asamblea Constituyente para redactar la Constitución Política de la Ciudad de México.

La Mesa Directiva de la Cámara de Diputados dio ayer mismo entrada a la reforma constitucional enviada por el Senado y la turnó de inmediato a la Comisión de Puntos Constitucionales para su dictamen, con opinión de la Comisión del Distrito Federal.

No obstante, el posicionamiento de los 113 diputados de PAN contra el proyecto, así como las divisiones internas de PRD, evitaron incluirlo en la sesión de hoy, pues su ratificación en San Lázaro requiere de dos terceras partes de la votación, es decir, al menos 334 legisladores en un hipotético quórum de 500.

Confianza

Coordinadores y senadores de todos los partidos exigieron a los diputados aprobar en el último día de sesiones la reforma del DF, pues consideraron que es una obligación de los legisladores cumplir con los acuerdos interparlamentarios.

Los líderes de las bancadas de PRI, Emilio Gamboa; PAN, Fernando Herrera, y PRD, Miguel Barbosa, dijeron confiar en que los diputados avalen la legislación que convierte al DF en Ciudad de México con autonomía.

"Se tiene que avanzar y concretar. La ciudadanía exige, obliga y creo que los gobernantes y los legisladores no pueden hacer oídos sordos a una demanda como la que se está presentando", expresó Herrera.

En tanto, Gamboa, dijo que a pesar de que muchos apostaron que no saldría la reforma, se lograron los acuerdos necesarios.

"Hago un llamado a mis compañeras diputadas y mis compañeros diputados de todos los partidos, que se haga un esfuerzo. Tienen hoy y mañana para poder procesar una reforma que aquí estuvo mucho tiempo".

Finalmente, el presidente del Senado, el perredista Miguel Barbosa, minimizó el amago de los diputados del PAN de no discutir la reforma que dotaría a la Ciudad de México de Constitución y autonomía, y descartó que sea "fatal" si se congela en esta legislatura.

Por su parte, los senadores Mariana Gómez del Campo, del PAN, y Alejandro Encinas, del PRD, exigieron a los diputados aprobar la reforma capitalina en el último día de sesiones.

Con información de: Omar Brito y Angélica Mercado