Presentan ley para regular ‘food trucks’ en el DF

La iniciativa marca que los food trucks no podrán verter desechos en los alcantarillados y que sus permisos serán intransferibles.
Un puesto de tacos callejeros pero con medidas de limpieza, popular entre la clase media y alta.
Para la asignación de lugares de venta, la iniciativa precisa que los titulares de los permisos deberán indicar a la Secretaría de Desarrollo Económico las opciones donde desean realizar su actividad. (Carlos Rangel)

Ciudad de México

La regulación de las food trucks ya fue presentada en la Asamblea Legislativa del DF a través de una iniciativa de decreto para crear la Ley de Vehículos Gastronómicos de la Ciudad de México.

Alejandro Robles, diputado local, indicó que se buscan establecer derechos y obligaciones para las camionetas de comida.

"Son una alternativa eficaz para reordenar la venta de comida en vía pública por ser higiénicos, seguros y sustentables. Esta forma de venta móvil democratiza el acceso a la comida que tradicionalmente sólo puede encontrarse en restaurantes de alta cocina", señaló el legislador local del PRD.

El diputado local del PRD expuso que ese modelo de negocios reporta un crecimiento importante en la capital, pero está desprovisto de un marco legal que lo regule y evite el abuso de algunas autoridades y líderes de ambulantes que los extorsionan.

“La actividad de comercio en vehículos gastronómicos fomenta empleos en la venta y distribución de comida, pero al no estar expresamente en una ley, a pesar de los estándares y normas de higiene y calidad, ocasiona que sean extorsionados por líderes de comerciantes ambulantes o por la propia autoridad, aludiendo una falta a la ley”, manifestó.

El también presidente del Comité de Estudios y Estadística sobre la Ciudad de México en la ALDF indicó que al regular dicha actividad se fomentará el empleo y la economía formal, sobre todo entre la población de 18 a 30 años edad, rango en el que justamente se ubican las personas que emprenden los proyectos productivos de vehículos gastronómicos.

Recalcó que los derechos deben ser otorgados con obligaciones, las cuales serán principalmente contribuir con impuestos, así como respetar la movilidad, a los peatones, la preservación del espacio público y la imagen urbana.

De acuerdo a la iniciativa de decreto, los vehículos gastronómicos estarían regulados por la Secretaría de Desarrollo Económico, mientras que la ALDF, a propuesta de la dependencia capitalina, analizará y aprobará dentro del Código Fiscal del DF los derechos e impuestos aplicables a las personas físicas o morales sujetos de esa Ley.

 Correspondería al Instituto de Verificación Administrativa del DF practicar cada cuatro meses las visitas de verificación del funcionamiento de dichas unidades, o cuando sean ordenadas por la Delegación política.

 

También proyecto de ley establece que los interesados deberán contar con un vehículo adaptado que cuente con instalaciones de gas, electricidad propia, tanque de agua, tanque de agua residual o trampa de grasa; registro de la marca ante el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual con la que operará el vehículo; el período de funcionamiento del giro no podrá exceder de 7 horas diarias y en ningún caso podrá ser objeto de prórroga, revalidación o traspaso.

Para la asignación de lugares de venta, la iniciativa precisa que los titulares de los permisos deberán indicar a la Secretaría de Desarrollo Económico las opciones donde desean realizar su actividad, en tanto que la dependencia  capitalina otorgará cinco puntos de venta con un rango de operación de 200 metros cuadrados.

El asambleísta comentó que importante señalar que el proyecto refiere que las zonas libres de vehículos gastronómicos serán el primer cuadro del Centro Histórico y aquellos que determine la ALDF, a propuesta de la Secretaría de Gobierno del Distrito Federal.

Como parte de las principales prohibiciones, la iniciativa del diputado indica que los propietarios de vehículos gastronómicos no podrán arrojar desechos sólidos y descargar aguas en el sistema hidrosanitario del espacio público; colocar implementos que impidan el tránsito peatonal o vehicular, cuando no se cuente con la autorización para tal efecto; ni tampoco vender bebidas alcohólicas para consumo inmediato o posterior.

 Los permisos serán individuales e intransferibles y los titulares serán personas físicas o jurídicas y su duración será de un año, contado desde la concesión, prorrogable por idénticos períodos.

Asimismo, sólo se podrán otorgar hasta tres permisos para operar vehículos gastronómicos registrados bajo una marca o razón social, a nombre de una persona física o moral.

La iniciativa propone adicionar el artículo 304 Bis al Código Fiscal del DF, para establecer las siguientes contribuciones: 800 pesos por concepto de permiso; mil 200 pesos por concepto de explotación del espacio público y 800 pesos por concepto de renovación del permiso.

El modelo de negocios de los food trucks nació en Inglaterra en los años 40, popularizando años más tarde en ciudades como Madrid, París, San Francisco y Nueva York, por mencionar algunas, originando la necesidad de contar con regulaciones específicas para tal efecto.