Tras sismo, una falla geológica succionó casas en Xochimilco

La grieta se tragó parte de un invernadero y comenzó a brotar agua, advierten vecinos de Santa María Nativitas; esperan que las autoridades los auxilien.

México

Las familias de Santa María Nativitas esperan "su turno" para que un director responsable de obra (DRO) y las autoridades las auxilien tras el sismo del 19 de septiembre, pues una falla geológica prácticamente succionó sus casas.

TE RECOMENDAMOS: Entregan primeras casas antisísmicas en Álvaro Obregón

Todos desalojaron los inmuebles y aunque han ido grupos de voluntarios y ya recibieron despensas, lo que ellos requieren es la certeza de saber qué sucederá con su patrimonio.


"Ya nos censaron y nos dijeron que las casas son inhabitables, ya sabemos que perdimos todo, son años de trabajo, pero nadie nos auxilia para entender el proceso de reconstrucción.

"Entendemos que el mayor daño es San Gregorio, pero en este cuadrante de Nativitas realmente las casas son inhabitables, están a punto del colapso y muchos vecinos siguen viviendo ahí o incluso en casas de campaña, porque no tenemos adónde ir", afirmó Victoria Molina.

La zona está ubicada entre las calles de Cuauhtémoc, Carretera Xochimico-Tulyehualco y la Carretera Nueva Tulyehualco-Xochimilco, y de acuerdo con el mapa de riesgo delegacional, por ahí atraviesan diversas fallas y fisuras geológicas.


A escasos 400 metros de este polígono está la carretera que tras el sismo de 7.1 provocó daños en los muros de contención, grietas en el pavimento y un desnivel de al menos 20 centímetros y aunque las autoridades de Protección Civil de la delegación niegan riesgos en el cerro, los vecinos advierten que hay una inclinación de 25 centímetros que afecta viviendas de la colonia Jazmín.

TE RECOMENDAMOS: Falta regular servicio de agua en 131 colonias: Mancera

"Nos consideramos los olvidados, vivimos en la zozobra de que todo pueda colapsar, porque ningún experto nos auxilia, nos urge un estudio hidrogeológico de la zona, porque en realidad han ocurrido fenómenos en la tierra que no entendemos", advirtió Rogelio Vásquez.

Los vecinos contaron que en ese sitio hay un invernadero, donde tras el sismo se abrió una grieta que provocó que dos hileras de macetas cayeran. Además de que comenzó a brotar agua que antes no había.


Historia aparte es la del colegio privado William Shakespeare, aunque tiene el visto bueno del DRO, la directora decidió cerrar el centro educativo que daba servicio de preescolar y primaria.

En la marquesina se lee el visto bueno otorgado por el arquitecto Gonzalo Moreno, sin embargo, al conocer el dictamen los padres de familia se opusieron al reinicio de clases y advirtieron a la directora Josefina Chávez que firmara por escrito hacerse responsable de los alumnos.

Los pocos alumnos que defienden el colegio han colocado mensajes pidiendo su reapertura, ellos también se dicen olvidados por las autoridades.