Exhiben trenes a escala en el PRI-DF

Por décimo año consecutivo, Jesús Flores Medina muestra ahí algunos de los trenes a escala de los 220 con los que cuenta, para que se conozca la importancia de ese medio de transporte.
Trenes a escala de la colección de Jesús Flores Medina son exhibidos en el PRI-DF.
Trenes a escala de la colección de Jesús Flores Medina son exhibidos en el PRI-DF. (Tomada de YouTube)

Ciudad de México

Por décimo año consecutivo, Jesús Flores Medina, también llamado el “Niño terremoto”, por haber nacido durante el sismo de 1985, montó su exposición de trenes a escala con 75 de los 220 con los que cuenta su colección.

El priista señaló que comenzó su gusto por los trenes desde pequeño, cuando caminaba por las vías en la estación Buenavista y los ferrocarrileros se encariñaron con él, y al saber de su gusto por los trenes eléctricos, comenzaron a regalarle ejemplares.

Aseguró que el fin de esta exposición es que los jóvenes y niños, principalmente, conozcan este medio de transporte por el que se abastecen varios de los alimentos de consumo diario en la Ciudad de México y en muchas otras urbes.

La exposición abrirá de 10:00 a 18:00 horas y permanecerá desde este lunes hasta el 26 de junio, periodo en el que Flores Medina explicará personalmente a los visitantes los tipos de trenes, países y la época de que datan.

Adelantó que dicha exposición también se presentará en las instalaciones de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares, en el Instituto Politécnico Nacional y en el Comité Ejecutivo Nacional de PRI.

Su gusto por coleccionar trenes comenzó desde hace 10 años en los que, dijo, ha comprado piezas de distintas partes del mundo y otras le han sido regaladas.

Flores Medina no tiene presente el monto que ha invertido en su colección, pero mencionó que la replica del tren presidencial le costó más de 12 mil pesos.

“Es un tesoro incalculable y más que el valor económico es estimativo, sentimental", aclaró.

A la inauguración asistió Pedro Miguel Infante, primo del desaparecido “idolo de Guamúchil”, Pedro Infante, quien dijo fungir como embajador de la paz ante la Organización de las  Naciones Unidas y detalló la manera en la que conoció al “Niño terremoto”; enfatizó en la importancia de fomentar la cultura y el resurgimiento del ferrocarril como en otros países del mundo.

“La historia del famoso niño terremoto fue muy trágica, era un niño que permanecía en las vías del tren, ahí se fue ganando el cariño de los maquinistas  aunque la coincidencia con él viene desde su abuelita, doña Brenda, que era la trabajadora de intendencia en el teatro Blanquita y era la que le traía a mi primo la comida y fue ahí donde lo conocí y juntos hemos apoyado la cultura del ferrocarril”, refirió.