Exhiben por segunda ocasión red de explotación sexual de líder del PRI local

Una investigación periodística revela que Gutiérrez de la Torre encabezadesde sus oficinas un grupo que se sustenta en la nómina del partido.
En 1999 estuvo preso por invadir un predio en la delegación Iztapalapa.
En 1999 estuvo preso por invadir un predio en la delegación Iztapalapa. (Sara Escobar/Archivo)

México

Por segunda ocasión, es exhibido el sistema de abuso laboral y sexual al servicio del dirigente del PRI en el Distrito Federal, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, revelada desde 2003.

Una investigación dada a conocer por MVS Noticias, revela que Gutiérrez de la Torre presuntamente opera el mismo sistema laboral de explotación sexual desde sus oficinas y con la nómina del partido, justo con la misma mecánica de hace 11 años.

En esta ocasión, el priista usa una estrategia diferente para defenderse: pidió licencia a su cargo para que sean investigados los hechos, presentó una denuncia penal ante la Procuraduría de General de Justicia del Distrito Federal y solicitó al Instituto Electoral del Distrito Federal una auditoría para que hagan las diligencias correspondientes que aclaren los hechos.

En un comunicado, el Comité Ejecutivo Nacional del PRI exigió a la PGJDF una pronta y exhaustiva investigación "que permita aclarar supuestas conductas delictivas, hechas públicas en un programa radiofónico de noticias", se lee en el texto.

En tanto, el PRI capitalino asegura que es el principal interesado en que se investigue a profundidad, ya que "lo difundido en el Noticiero de MVS se trata de una exposición dolosa, malintencionada y calumniosa con el único propósito de denostar al Partido Revolucionario Institucional en el Distrito Federal y a su dirigente, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre".

En 2003, el periódico Reforma dio a conocer el método que Gutiérrez de la Torre, en ese entonces asambleísta y dirigente de Movimiento Territorial del partido en el DF, usó para reclutar a por lo menos 20 edecanes exclusivamente para atenderlo, incluso, la nota fue retomada por el diario español El País.

El texto asegura que Josefina Esperanza Delgadillo Smith, entonces coordinadora administrativa de Movimiento Territorial del PRI en la capital, era una de las responsables de seleccionar a las jóvenes, no mayores de 29 años, con un sueldo base de 8 mil pesos.

A todas se les hacía un casting de pasarela, minifalda y blusa corta, aunque después Gutiérrez de la Torre les tenía que dar el visto bueno; ya contratadas, se les "sugería" vestir de manera sexy.

El salario podría incrementar hasta 14 mil pesos, siempre y cuando se mostrara disposición para atender a Cuauhtémoc Gutiérrez no solo en horario laboral, pues se les advertía que tendrían que acompañarlo en algunos eventos nocturnos, beber con él y hasta pasar la noche si así lo solicitaba. Se aclara que siempre estaba la opción de negarse, aunque con ello estaba implícito el despido inmediato.

En ese entonces, se defendió y aseguró que la contratación de sus edecanes no era ilegal, pues "no eran nada más para el café, también eran para distribuir propaganda y planfletos". El hecho no pasó a mayores.

Rey de la basura

Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre es hijo de Rafael Gutiérrez, conocido como El rey de la basura ya que era líder de la Unión de Pepenadores, y de Guillermina de la Torre, conocida como La zarina de la basura.

Aunque no le gusta que lo llamen El príncipe de la basura, la realidad es que heredó el apodo tras el asesinato de su padre en 1987.

Gutiérrez de la Torre pertenece a una corriente del PRI-DF que se caracteriza por su violencia.

En 1999, estuvo preso por invadir el predio Las Minas, en la delegación Iztapalapa; en otro momento, mandó vaciar un camión con desechos frente a la redacción del diario El Economista, por exhibir actos de corrupción en el gremio de la basura que lo beneficiaban.

En 2001, durante una asamblea del PRI, el grupo de Gutiérrez de la Torre se enfrentó con el de Rosario Guerra y las lesiones llevaron al hospital por cinco días a la ex militante del PRI y a otras 16 personas.

Dos años después, en 2003, el grupo de Cuauhtémoc Gutiérrez ingresó a las instalaciones de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado y lanzó sillas contra simpatizantes de la diputada María de los Ángeles Moreno; ambos se disputaban la dirigencia el partido en el DF.

Cristian Vargas, el Dipuhooligan, quien rompió puertas en la ALDF, pertenece al mismo grupo de Gutiérrez de la Torre.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]