Encinas: el GDF pone en riesgo la sustentabilidad de la ciudad

Condena decreto que elimina el valor ambiental de la Ciudad Deportiva. La Magdalena Mixhuca es de las pocas áreas con servicios 'verdes' de calidad, asegura.
Parte de la zona que desde 2006 era considerada bosque urbano.
Parte de la zona que desde 2006 era considerada bosque urbano. (Jorge Carballo)

México

Alejandro Encinas, senador del PRD, advirtió que la decisión del Gobierno del Distrito Federal (GDF) de eliminar la protección de área de valor ambiental a la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca pone en riesgo no solo la sustentabilidad de la zona sino el de toda la capital.

Mientras, el PRI del DF exigió que se hagan públicos los estudios técnicos que respaldan la decisión del gobierno de Miguel Ángel Mancera de derogar el decreto que protegía a esa zona como área de valor ambiental.

Encinas reclamó que a las autoridades se les ha olvidado que la Ciudad de México es una de las más contaminadas del mundo y eliminaron el decreto para dar paso a la construcción del estadio de beisbol de los Diablos Rojos, que inicialmente destruirá 70 hectáreas del bosque urbano, aceptando una inversión del dueño del equipo, Alfredo Harp Helú, equivalente a 60 millones de dólares.

Dijo estar en desacuerdo total con esta decisión y advirtió que realizará las acciones conducentes para que se respete el decreto del 27 de septiembre de 2006.

Recordó que éste establecía que la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca se inauguró con la finalidad de tener un área para la práctica de deportes en el oriente del DF.

Destacó que este bosque es una de las pocas áreas que proporciona servicios ambientales de gran calidad.

El legislador señaló que existen antecedentes con una clara intención de entregar este bosque urbano a la iniciativa privada, ya que en noviembre pasado el presidente de la Comisión de Gobierno en la Asamblea Legislativa, Manuel Granados, indicó que para el rescate de la Magdalena Mixhuca se necesitaba la participación privada, porque los recursos públicos no alcanzaban.

Destacó que después de este anuncio el jefe de Gobierno del Distrito Federal tomó la decisión de eliminar este decreto con el argumento sustentado en un estudio de la Secretaría del Medio Ambiente, que señala que las áreas verdes dentro de la Ciudad Deportiva se hallan fragmentadas y carecen de los elementos para considerarlas un bosque urbano.

Recordó que en 2006 el GDF determinó que la zona posee un valor ambiental y contribuye a mantener el mejoramiento del clima, el control de la erosión y a disminuir la contaminación del aire.

En el decreto, que firmó el propio Encinas como jefe de Gobierno, se imponía a las autoridades delegacional la obligación de conservar las 96 especies vegetales del lugar, como trueno, jacaranda, fresno, olmo y cedro blanco.

El senador explicó que según un estudio realizado en esos años, se determinó que el crecimiento desordenado de la zona propició el deterioro de la vegetación y el aprovechamiento de los espacios recreativos.

Las autoridades en ese entonces destacaron la necesidad de que se contara con un programa de manejo específico para la Ciudad Deportiva con el fin de recuperar un espacio que contribuyera a disminuir los efectos de la contaminación en la zona.

Pierden la brújula

En un comunicado, el PRI capitalino consideró que los gobiernos del PRD están perdiendo la brújula porque fueron ellos quienes hace ocho años reconocieron la importancia ambiental de la zona y ahora "no deja de sorprendernos que argumenten que no tiene ningún valor".

"La Ciudad de México debe cambiar de rumbo y hacer que el equilibrio entre el crecimiento de la infraestructura y la sustentabilidad sean una prioridad", consideró.

Lamentó que no exista una visión de largo plazo por parte de la administración de Mancera, porque se está dejando de lado la construcción de un mejor futuro para las próximas generaciones.

Aunque el PRI celebró el fortalecimiento de la vocación deportiva de la Magdalena Mixhuca, señaló que se pueden buscar otros esquemas para no dañar el medio ambiente.

"Nos preocupa que las áreas verdes sean destruidas sin analizar opciones que permitan mantener vivo un pequeño ecosistema en el que habitan más de 30 especies de animales", concluyó.