Iglesia: resultados de comicios, muestran hartazgo ciudadano

La Iglesia Católica celebró que Morena haya arrebatado al PRD diversas delegaciones así como curules en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Ciudad de México

La Iglesia Católica aseguró que los resultados electorales revelaron algo inédito: "el hartazgo ciudadano" hacia los partidos políticos y celebró que Morena haya arrebatado al PRD diversas delegaciones así como curules en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

"El estreno de las candidaturas independientes son buen indicio para dar un respiro de aire fresco frente al tufo podrido de los partidos políticos, al confirmarse los triunfos de aspirantes sin partido a una gubernatura, a presidencias municipales y a un curul en el Poder Legislativo", de acuerdo con el Semanario Desde la Fe.

Y a pesar de la baja participación, el 47% de los inscritos en el padrón nacional, el mapa político en el Distrito Federal cambió, "puso fin a la hegemonía amarilla que venía avasallando en delegaciones y en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

"Desde 1997, la Ciudad de México fue sometida al control de un partido que, por falta de competencia y renovación, se enquistó en el poder para confiarse falsamente en un respaldo perpetuo".

Para la jerarquía católica "la ciudadanía de la capital padeció injusticias creadoras de ordenamientos contra las personas; en la ALDF se incubaron desgraciadas legislaturas de donde emanaron normatividades atentatorias contra la vida de los no nacidos y de la familia, además de la corrupción en el seno del órgano legislativo, opaco en sus cuentas e incapaz de la transparencia de cara a la gente.

"La administración pública sufrió la incompetencia de delegados y ex jefes de Gobierno, quienes abandonaron la Ciudad dejándola a merced de la corrupción y de las tribus que hicieron de las demarcaciones auténticos nidos de nepotismo, encubrimiento e impunidad. Por desgracia, el pueblo del DF sufrió pérdidas millonarias por obras faraónicas inservibles por las que nadie ha respondido".

En el Semanario se señala que la debacle amarilla fue reconocida por las dirigencias y, ahora, la fuerza política emergente, Morena se lleva la mayoría de la ALDF e importantes delegaciones por el número de habitantes y el manejo de recursos presupuestales; la ciudadanía espera realmente que este cambio no sea sólo de nombre para seguir perpetuando los males que aún padece el Distrito Federal.

"Las elecciones del pasado 7 de junio manifestaron el fastidio popular hacia el tripartidismo; así lo revelan los magros porcentajes nacionales obtenidos por los contendientes; a la vez, es urgente recuperar la credibilidad en el sistema democrático para superar los graves niveles de abstencionismo.

"Los obispos de México se han pronunciado para que, después del proceso electoral, se privilegie el fortalecimiento de la familia, de las instituciones educativas, laborales, culturales y sociales, promoviendo el respeto a la vida y los derechos de las personas. Y lo más importante es que la democracia merece más que un sistema de partidos políticos, ahora estupefacto por el descontento ciudadano manifestado en las urnas".