Dañado, 80 por ciento del drenaje: Sistema de Aguas

Se requiere una inversión anual de mil millones de pesos durante una década para reparar el deterioro; detectan riesgo en 42 colonias del DF.

Ciudad de México

Un 80 por ciento de los 12 mil 500 kilómetros de redes primaria y secundaria del drenaje de la Ciudad de México tiene deterioro considerable y requiere de una inversión anual de mil millones de pesos durante 10 años continuos.

Las condiciones de esos colectores hacen que existan focos rojos por inundaciones en por lo menos 42 colonias de la capital.

El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM) ha detectado tubos de colectores corroídos por gases y dañados por varillas o troncos de árboles, así como grietas y cuarteaduras.

Partes importantes del drenaje de la ciudad van en contrapendiente y está hundido o en forma de columpio, además resulta insuficiente porque durante la época de lluvias tiende a saturarse con rapidez, precisa el sistema.

Mucha de la tubería tiene un diámetro menor a las exigencias actuales, detalla el organismo.

Además, el organismo mencionó que hay casos de plantas de bombeo cuyo equipo hidroeléctrico data de la Segunda Guerra Mundial.

DETECTAN ALGUNAS DE LAS ZONAS CRÍTICAS

De acuerdo con la dependencia, algunos puntos donde hay focos rojos son las colonias Centro, Condesa, Roma; San Juan de Aragón, en tres de sus secciones, El Salado, Electricistas, Libertad y CTM Culhuacán, entre otras.

Además se prevén daños en vías primarias como Periférico, Circuito Bicentenario y Viaducto Tlalpan; Vicente Guerrero, Cabeza de Juárez, Santa Martha y la zona de Cárcel de Mujeres; además de Insurgentes Norte y el área de Ticomán, entre otros muchas.

“Cuando hay lluvias fuertes la red ya es insuficiente y es cuando brota el agua por las alcantarillas”, afirma el director de Drenaje, Tratamiento y Rehúso del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, Miguel Ángel Carmona, en entrevista con MILENIO.

Con más de 20 años en el manejo y conocimiento del drenaje de la ciudad, el funcionario señala que hay insuficiencia presupuestal para efectuar todas las reparaciones necesarias.

SE REQUIERE AUMENTAR EL CAMBIO DE TUBERÍAS, DICEN

El ritmo de cambio de tuberías anual es lento y en la red secundaria se reemplazan entre 500 y 800 kilómetros, y en colectores de la red primaria de 250 a 300 kilómetros. Es poco y no representa ni la décima parte, dijo Carmona.

Para ello, mencionó Carmona, se invierten alrededor de 300 millones de pesos, cuando se requieren por lo menos de mil millones de pesos.

Alertó que “urge esa inversión para la reparación y sustitución de tuberías”.

El área de drenaje del Sistema de Aguas de la Ciudad de México ha inspeccionado hasta el momento 250 kilómetros de red primaria de colectores y es la misma longitud que hay que cambiar en lo inmediato por “hay fallas perceptibles”.

Para el funcionario la antigüedad de los tubos y los gases que emanan de las aguas negras aceleran los daños en el concreto, sobre todo de la red secundaria.

“El acido sulfhídrico ataca el recubrimiento de concreto de la tubería y lo degrada, descarapela y desgaja. Se va oxidando el concreto y el primer espesor de concreto armado de varilla se desprende, cae y hay contacto con la estructura que se oxida y cae”.

PROBLEMAS EN LA RED METROPOLITANA

Otro problema es la red de los municipios conurbados del Estado de México, la cual presenta “envejecimiento” y falta de inversión.

Hay falta de mantenimiento en los ríos que conducen los caudales fuera de la ciudad, por ejemplo el de Los Remedios que “tiene una vigilancia estrecha y, aunque no hay riesgo de fisuras, hay algunos socavones”. En su tramo de Tlanepantla, a la zona de San Juanico, “tiene poca pendiente”.

Ello pone en “riesgo” a la población de ese municipio y de la delegación Gustavo A. Madero, señalan.

Hay asentamientos que han invadido los cauces, por lo que “antes si los ríos se derramaban no pasaba nada, pero hoy se ha incrementado la población en riesgo”.

Los problemas de hundimientos y pérdida de pendiente se generalizan. Se ve en los ríos La Compañía, Amecameca y Canal General, “por eso hay necesidad de mandar plantas de bombeo o hacer túneles”, señaló en entrevista con MILENIO el director general del Organismo de Cuenca del Valle de México, Fernando González Cañés.

CONSIDERAN QUE SE REQUIEREN VACIADOS RÁPIDOS

En tiempos de lluvias todos esos ríos requieren de vaciados más rápidos, para evitar los desbordamientos.

González Cañés alertó que las redes de drenaje de la capital del país y del Estado de México, en su zona metropolitana, tienen una edad promedio de 40 años y que requieren de un ritmo constante de cambio anual.

De acuerdo con González, el problema no es la edad de los ductos, cuyo promedio de uso está entre 40 y 80, lo cual no es raro para ciudades como París, Londres o Nueva York.

Tenemos tuberías similares, pero el Distrito Federal tiene menos presupuesto que esas grandes ciudades, a pesar de la gran urbe en que vivimos.

EQUIPO QUE DATA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

El jefe de la Unidad Departamental de Drenaje Zona Sur, Marco Antonio León Barrientos, pone un ejemplo del rezago que hay en materia hidroeléctrica: “En la planta de bombeo de Canal de Miramontes trabajan seis equipos con energía eléctrica y cuatro con motores de combustión interna. Se requiere su rehabilitación para que todos los equipos funcionen eléctricamente, quitar la combustión y evitar la contaminación”.

Aunque señala que todo funciona muy bien, la combustión provoca un desgaste a la planta de bombeo, pues es un equipo rezagado, de la Segunda Guerra Mundial, por lo que convendría su modernización.