Nuevo dirigente debe unir a 'tribus': PRD capitalino

El dirigente del PRD capitalino, Raúl Flores, dijo que las tres propuestas que se barajean para dirigir al partido, Barrales, Mojica y Gómez, están comprometidos con la izquierda progresista.
Raúl Flores, presidente del PRD en la ciudad.
Raúl Flores, presidente del PRD en la ciudad. (Ariana Pérez)

Ciudad de México

El presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Ciudad de México, Raúl Flores, dijo que el nuevo dirigente del partido debe elegirse por un acuerdo interno que ayude a la unidad de los militantes y las corrientes.

Previo a la instalación del Séptimo Pleno Extraordinario de IX Consejo Nacional del PRD, el líder local dijo que asumir las riendas del partido lo que resta del año y parte del siguiente será una gran responsabilidad por los retos electorales que se avecinan.

Celebró que las tres propuestas que se han hecho para dirigirlo, tanto Alejandra Barrales como Beatriz Mojica y Pablo Gómez, sean integrantes del partido, que conocen las condiciones internas y que están comprometidos con una izquierda progresista.

Sobre Alejandra Barrales Magdaleno, Raúl Flores dijo que es una mujer que conoce los equipos y al partido a nivel nacional y local.

"Es un perfil muy interesante que ha hecho un muy buen trabajo como secretaria de Educación (de la Ciudad de México), me gusta esta parte en que se sale de la discusión formalista sobre lo que tiene que hacerse con los maestros y pasa a la acción, necesitamos más de eso en el país y en el partido, que los diligentes sean proactivos y salgan a encabezar las luchas y causas que demanda la ciudadanía".

El dirigente del PRD capitalino añadió que le gusta la idea de que por primera vez el partido sea dirigido por una mujer. "Tanto Bety (Beatriz Mojica) como Alejandra (Barrales) son luchadoras incansables de izquierda y creo que lo conducirían (al partido) a buen puerto", dijo.

Respecto a la renovación de la dirigencia a nivel local, Flores García aseguró que quiere favorecer un proceso ordenado, y resaltó que su intención no es perpetuarse en el cargo.

"Lo que menos conviene en este momento es meter al partido en un proceso de golpeteo interno, asumo plenamente mi responsabilidad como dirigente y no voy a meter al partido en una situación que lo pueda lastimar o que pueda causar mayor división", concluyó.