Lesiones y no ‘toqueteo’, delito de panistas en Brasil

Los abogados de Sergio Eguren y Miguel Medina, y de los otros dos mexicanos, dijeron que sus clientes tienen derecho a libertad condicional y agregaron que no han declarado porque no hay traductor.
Israel Eguren, a la izquierda en la foto, viajó a Brasil durante sus vacaciones.
Israel Eguren, a la izquierda en la foto, viajó a Brasil durante sus vacaciones. (Tomada de Facebook)

Ciudad de México

Los abogados de los cuatros mexicanos detenidos en Brasil, entre ellos los ex diputados panistas Sergio Eguren y Miguel Medina, dijeron que el único delito por el que están acusados sus clientes es por lesiones graves y no 'tocamientos' a una mujer como se había indicado.

En conferencia de prensa, José Antonio Bonilla y Alejandro Olea dijeron que sus clientes no han declarado ya que no contaban con traductor y agregaron que este sábado viajarán a Brasil para poder platicar con ellos.

Aseguraron que los ex funcionarios de la delegación Benito Juárez y los otros dos mexicanos no son responsables de las lesiones a los ciudadanos brasileños que los acusan ya que después del partido entre México y Holanda salieron del estadio y se dirigieron al aeropuerto a bordo de un taxi.

Cuestionados sobre si se ha violado el debido proceso contra los mexicanos detenidos en Brasil, indicaron que deberán ver cuáles son las leyes brasileñas y su Código de Procedimientos Penales para determinar si se han violado sus derechos.

En caso de comprobarse que hubo violaciones, dijeron que lo harán valer "porque en México y todos los países se deben respetar los derechos humanos".

Agregaron que sus clientes tienen derecho a la libertad provisional en cualquiera de sus formas, por lo que la próxima semana solicitarán de nueva cuenta esta medida, ya que hoy les fue negada.

"Si bien es cierto que es un derecho también es cierto que la autoridad judicial tiene el momento de otorgárselo o no (...), se solicitará de nueva cuenta y esperemos que con las pruebas que se van a presentar el juez nos otorgue la libertad condicional", señaló Alejandro Olea.

En tanto, Daniela Surgenor, esposa de Rafael Medina, uno de los cuatro detenidos en Brasil pidió a las autoridades que no dejen solos a sus familiares ante un proceso judicial que calificó como "viciado"

En conferencia de prensa y a nombre del resto de los familiares de los presos, dijo que es un "acto de cobardía suprema" linchar moralmente a quienes hoy no pueden defenderse.

Y pidió a quienes pretenden aprovechar esta situación políticamente que piensen en el daño que están provocando.

"Cuando ellos vuelvan y lo harán pronto, muchos tendrán que retractarse y serán ellos los que seguro puedan dar la cara y responder a todas las preguntas a esta lamentable situación", señaló.

La esposa del panista indicó que no es justa la condena en la opinión pública sin saber cuál es su versión de los hechos.

"Pedimos a quienes parecen disfrutar con el mal ajeno a que esperen a que nuestros familiares nos cuenten la verdad.

"Hemos visto una sola versión de esta historia y estamos seguros de que muy pronto conoceremos la verdad sobre esta situación tan confusa. Conocemos a nuestros familiares y sabemos que no se parecen en nada a lo que se ha venido difundiendo", agregó.

Rafael Medina se desempeñaba como director General de Gabinete y Proyectos Especiales en la Delegación Benito Juárez y fue detenido junto con Sergio Eguren, Director de Desarrollo Delegacional de la misma demarcación, Angel Rimak y Mateo Codinas.