No hay pruebas de agresión de panistas en Brasil: abogado

Xavier Olea, abogado de los ex diputados detenidos en Brasil, denunció que la evidencia del caso ha sido manipulada; señaló que las supuestas víctimas "son gente muy influyente en Fortaleza".
Israel Eguren, a la izquierda en la foto, viajó a Brasil durante sus vacaciones.
Israel Eguren, a la izquierda en la foto, viajó a Brasil durante sus vacaciones. (Tomada de Facebook)

Ciudad de México

No hay evidencia de que los cuatro mexicanos detenidos en Brasil hayan agredido a nadie, y en todo caso se trataría de una riña más que de una agresión, aseguró su abogado en México, Xavier Olea.

"No sabemos en qué circunstancia se llevó a cabo esa riña, porque para mí al final del día si estuvieras en México se trata de una riña (...) Y no hay indicios técnicos que hagan presumir que nuestros clientes participaron", afirmó el abogado.

En entrevista con Azucena Uresti en Milenio Televisión, Olea sostuvo que se ha manipulado evidencia del caso porque las supuestas víctimas "son gente muy influyente en Fortaleza". Uno de ellos es hijo del director de Asuntos Forenses de la ciudad, otro de ellos es hijo del procurador o del subprocurador, y la señora es litigante.

"Tenemos información fidedigna de que han estado manipulando una serie de pruebas (...) Hay una serie de contradicciones de lo leído en las declaraciones de las supuestas víctimas, y evidentemente fueron manipuladas las cuestiones forenses, como el grado de lesiones que tiene uno de los afectados", afirmó.

"También hay inconsistencias que ninguna de las cuatro personas que vamos a representar tienen lesiones en las manos o sangre en su ropa, entonces hay una serie de contradicciones muy profundas", destacó.

Denunció además que sus defendidos han estado incomunicados en todo momento.

Xavier Olea asumió ayer la defensa de los ex diputados panistas Sergio Eguren y Miguel Medina, quienes junto a otros dos mexicanos fueron detenidos en la ciudad brasileña de Fortaleza acusados de realizar tocamiento a una mujer y golpear a su esposo luego del partido México-Holanda.

Olea viajará a Fortaleza junto con el abogado brasileño que lleva el caso; pedirán que a los cuatro detenidos les den prisión domiciliaria en lo que se resuelven las acusaciones en su contra.