Deslizamiento en Cuajimalpa ocurrió en zona de alto riesgo

La avenida Carlos Echánove es uno de los puntos que la delegación tiene registrados como zona de riesgo por deslizamiento y con insuficiencia hidráulica, por lo que ocurren constantes encharcamientos.
La calle de Carlos Echánove vista desde arriba
La calle de Carlos Echánove vista desde arriba (Tomada de Google Maps)

Ciudad de México

La avenida Carlos Echánove, lugar donde ocurrió el deslave de un estacionamiento en la delegación Cuajimalpa, es uno de los puntos que se tienen identificados como una de las zonas de alto riesgo en materia de deslaves.

En la colonia Santa Fe, es justo la avenida Carlos Echánove hasta su cruce con Vasco de Quiroga donde se tiene un alta probabilidad de deslizamientos y deslaves. Además, la calle tiene problemas de insuficiencia hidráulica, por lo que se convierte también en uno de los principales puntos de encharcamiento.

La avenida se encuentra en la barranca del mismo nombre y abarca un superficie total de 58 hectáreas, de las cuáles 53 corren el riesgo de derrumbe o deslave. El predio que se vio afectado ya había sufrido deslaves en ocasiones anteriores, la anterior en 2007.

"Ese problema persiste en varias zonas de la delegación", aseguró el arquitecto Miguel Ángel González, integrante del equipo logístico de Protección Civil de Cuajimalpa.

"Vamos a verlos, les decimos por qué están en riesgo, si los materiales de construcción no son adecuados, si su techumbre puede colapsar en caso de lluvias. Les entregamos un documento que se llama aviso de riesgo pero la gente no hace caso", dice González.

Solo en la Barranca de Echánove se encuentran localizados cuatro asentamientos irregulares, que en conjunto suman tres hectáreas de acuerdo con la información de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del DF.

Sin embargo, existen al menos 22 zonas de riesgo permanente en la delegación. Los principales problemas que enfrentan la zona son de carácter hidrometeorológico y geológicos, esto se debe a que se trata de una zona de barrancas y lacustre, lo que incrementa el riesgo de deslizamientos, desgajamientos y aludes.

Cuajimalpa cuenta con el mayor número de barrancas en la ciudad, al contabilizar 19. Al menos dos mil viviendas que se construyeron en ellas están en riesgo. Entre las barrancas en esa situación se encuentran la de Echánove, Arroyo Borracho, Agua Azul, Cañada Lomas, Chamixto, El Zapote, Hueyatlaco y Chamixto.

La tierra también se reblandece en época de lluvias debido a que allí pasan el Río Mixcoac, el Río Borracho, el Río Atitla y los arroyos Santo Desierto u Agua de Leones.

Cerca del 80 por ciento de la demarcación está arbolada, en época de frío las zonas altas registran intoxicaciones con monóxido de carbono por utilizar estufas de leña o petróleo.

Las zonas vulnerables

El Atlas de Riesgos de la delegación tiene identificados los sitios de riesgo permanente, los puntos propensos al deslizamiento de taludes y las zonas potenciales de encharcamiento.

Las zonas de riesgo permanente son las que se ubican en las inmediaciones de los ríos Atitla, Borracho y Tantoco. También Zentlapatl, Moneruco, Ahuatenco, Vista Hermos, San Mateo, Pachiquilla, Santa Rita, San Bernabé, Llano Conejo, Loma Bonita y Monera.

El deslizamiento de taludes se presenta en Paseo de los Bosques de Tamarindos, en el tramo de túneles hasta Bosques de Ahuehuetes, Así como en Bosques de Tabachines, Canelos, Tecojotes y en San Pablo Chimalpa.

Avenida Tlapexco y Vista Hermosa, son otro punto importante de riesgo, se encuentran a la altura del kilómetro 16.5 de la carretera México-Toluca. Otros tramos carreteros que suelen verse afectados son la Carretera a Chimalapa hasta su límite con Zacamulpa, del kilómetro 24 al 26.5 de la Carretera México-Toluca, la Carretera a San Mateo y del kilómetro 21 al 32 de la Autopista México- Toluca.

Las principales zonas con problemas de encharcamientos son el bajo puente de Av. México y autopista Chamapa - La Venta, toda el área de Chimalpa, las colonias Navidad, Vista Hermosa, así como la Carretera México - Toluca en el bajo puente de la salida de San Lorenzo Acopilco.

Recomendaciones a la población

El arquitecto Miguel Ángel González, de Protección Civil de la delegación, recomienda a la población que habita en las zonas de riesgo, como las orillas de arroyos, ríos y las faldas de taludes, que en caso de verse involucrados en un deslave evacúen el área hacia zonas abiertas.

Si el riesgo es alto, el experto recomienda que durante la época de lluvias se busque alojamiento con familiares que cuenten con viviendas más seguras. Dice que es necesario tener los documentos importantes dentro de una bolsa de plástico y a la mano.

González asegura que es necesario que escuchen las indicaciones que brinde el personal de Protección Civil. "Es muy importante que no se quede allí, sino que una vez terminada la emergencia acudan a las pláticas que brindamos sobre las medidas de precaución y se integren en comités vecinales."

Durante las capacitaciones comunitarias, no sólo se explica a la población sobre las medidas de seguridad, también se les explica qué hacer en materia constructiva para tener casas seguras y les orienta sobre los programas sociales con que cuenta la delegación.

Durante este año se dio capacitación comunitaria en la zona de Tepozanco y Chamapa-La Venta indicó González. La Secretaría de Protección Civil se encuentra en el Mercado de Cuajimalpa, en el área de cocinas.

Programas sociales

Cuando una vivienda se ve afectada por un deslizamiento o desgajamiento de una ladera, los habitantes afectados pueden acceder al programa de Vivienda Digna del Instituto de Vivienda del Distrito Federal (INVI), presentando el Aviso de Riesgo que proporciona Protección Civil.

Los afectados reciben ayuda económica para rentar en otro lugar o para comprar materiales adecuados en caso de que su casa no se encuentre en una zona de alto riesgo. Las inscripciones al programa de este año se realizarán en noviembre.

También se puede acceder al Programa para el Desarrollo de Zonas Prioritarias (PDZP) de la Secretaría de Desarrollo Social federal. Desde mediados de abril, personal de Sedesol recorre las comunidades realizando cuestionarios de información socioeconómica para identificar a posibles beneficiarios que requieran ayuda para mejorar o construir techos seguros, reforzar muros, construir cuartos extras para evitar el hacinamiento o recibir estufas ecológicas.