Denuncia Monreal a ex delegado de Cuauhtémoc

El equipo de transición del jefe delegacional electo denunció ante la PGJDF a Alejandro Fernández y a Fernando Mancera por la destrucción de documentos oficiales de la administración saliente.
Pedro de Antuñano, integrante del equipo de transición de Moneral, presentó la denuncia ante la PGJDF.
Pedro de Antuñano, integrante del equipo de transición de Moneral, presentó la denuncia ante la PGJDF. (José Antonio Belmont)

Ciudad de México

El equipo de transición de Ricardo Moneral, jefe delegacional electo de Cuauhtémoc, denunció a el ex delegado Alejandro Fernández y a otro funcionario por la destrucción de documentos, los cuales fueron exhibidos ayer por el ex gobernador de Zacatecas.

Al presentar la denuncia ante la PGJDF, Pedro de Antuñano, integrante del equipo de transición de  Monreal, aseguró que ésta no será la única demanda que se presentará, pues "todos los días hay acusaciones de irregularidades en todas las áreas de la delegación".

“Gran parte de las documentales corresponden en su mayoría al ejercicio del ex jefe delegacional, Alejandro Fernández y a Fernando Mancera director de Mercados y Vía Pública.  Lo que nosotros esperamos es que se investigue y que la PGJDF finque las responsabilidades conducentes”, aseveró.

La denuncia fue interpuesta ante la Fiscalía Especializada de Servidores Públicos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, por la posible comisión de 10 delitos como ejercicio ilegal del servicio público, robo agravado, delitos cometidos por servidores públicos, cohecho y los que resulten.

El integrante del equipo de transición del jefe delegacional electo explicó que la Procuraduría tendrá que determinar cuáles son los ilícitos que deseaban ocultar con la destrucción de documentos, "pues el proceso para hacerlo es atípico".

De Antuñano subrayó que la nueva administración no va a solapar ninguna irregularidad, y atenderá las peticiones de los ciudadanos conforme al mandato que les fue otorgado.

Ayer Monreal exhibió más de 58 mil pedazos de supuestos documentos oficiales que fueron destruidos en el actual gobierno delegacional para no dejar evidencia de, dijo, venta de espacios en la vía pública, cobro de comisiones a empresarios, comercios y antros, entre otros.