Pide asambleísta crear frente contra fraudes inmobiliarios

La diputada local, Miriam Saldaña, pidió a la Consejería Jurídica y de Servicios Legales, así como al Colegio de Notarios del DF conformar un frente común contra defraudadores de inmuebles.

Ciudad de México

La diputada local Miriam Saldaña, presidenta de la Comisión de Vivienda en la Asamblea Legislativa, llamó a la Consejería Jurídica y de Servicios Legales y al Colegio de Notario del DF, para conformar un frente común contra defraudadores durante la compra-venta de un bien inmuebles.

"Urge conformar frente común a fin de evitar caer en las garras de la delincuencia organizada disfrazada de falsas inmobiliarias", expuso.

"Hay anuncios falsos en periódicos y portales de Internet de bienes inmuebles, así como montaje virtual de oficinas, además de un sin número de pretextos para la entrega del bien Inmueble, esas son algunas de las prácticas comunes que conforman el modus operandi de enganchadores profesionales que defraudan a miles de víctimas solicitantes de vivienda en la ciudad".
Añadió que es necesario que quienes estén interesados en adquirir una vivienda, se informen de los requisitos de compra segura.

Saldaña expuso que la adquisición de un bien inmueble destinado al uso habitacional constituye en términos generales, gran parte del patrimonio familiar y tiene un doble valor: la inversión económica realizada para ser propietarios del inmueble y un valor moral, porque al interior de la vivienda, es donde se escribe día a día la historia familiar.

La Ley del Notariado para el Distrito Federal, es quien organiza la función del Notario como un tipo de ejercicio profesional del Derecho y establece las condiciones para su correcto ejercicio imparcial, calificado, colegiado y libre, estimó.

Los Notarios tienen una función preponderante en la consumación de los actos jurídicos en materia de compra-venta de bienes inmuebles, misma que no sólo se circunscribe a dar fe de los mismos, sino trasciende a la orientación jurídica velando por los intereses de las partes contratantes, indicó.

"Actualmente existen casos donde se aprovecha la necesidad de adquirir un patrimonio para la familia y se ofrecen casas o departamentos a costos accesibles, como producto de un remate inmobiliario", afirmó Saldaña.

"Esta es una práctica común y creciente en el Distrito Federal y encuadra en el tipo penal de fraude. El modus operandi inicia con enganchar a la posible víctima a través de anuncios falsos en periódicos, la inmobiliaria pone pretextos para retrasarla y las oficinas donde se encontraban ubicadas, son desmontadas y no queda rastro alguno de la supuesta empresa".

La asambleísta indicó que es preponderante realizar acciones que permitan a la población, en posibilidad de adquirir un bien inmueble, tener la certeza de adquirir una compra segura y con ello proteger su patrimonio.