La contaminación amenaza a peces del lago de Chapultepec

Investigación del Instituto Politécnico Nacional advierte que los cuerpos de agua de la ciudad se alimentan con fuentes residuales.
Hugo Fernando Olivares mencionó que los mexicalpiques se exponen a mezclas de metales.
Hugo Fernando Olivares mencionó que los mexicalpiques se exponen a mezclas de metales. (Especial)

México

La concentración de contaminantes en los lagos de la segunda sección del Bosque de Chapultepec pone en riesgo la reproducción del pez Girardinichthys viviparus o mexcalpique, que habita esos cuerpos de agua, según la investigación de un alumno del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

En su tesis Disrupción endócrina en Girardinichthys viviparus expuesto a mezclas complejas de metales y xenoestrógenos, Hugo Fernando Olivares Rubio, detectó que los cuerpos de agua de la ciudad se alimentan con aguas residuales tratadas que contribuyen a la desaparición de la ictiofauna nativa.

Además observó que aunque hay estudios sobre los efectos de algunos tóxicos, falta información sobre compuestos disruptores endócrinos (CDE), por lo que en su estudio se midió el contenido de CDE en los lagos de la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec y en la descarga de la planta de tratamiento de aguas residuales que los alimenta.

El alumno de segundo semestre del doctorado en ciencias químico biológicas, en el Instituto Politécnico Nacional, aseguró que el pez que habita los lagos de Chapultepec es vulnerable a las exposiciones de CDE, que son sustancias sintéticas, persistentes y bioacumulables capaces de alterar sus procesos de reproducción.

La conclusión a la que llegó en su trabajo de maestría, en ciencias quimicobiológicas, y con el que obtuvo el Premio a la Mejor Tesis de Posgrado 2013 que otorga el IPN en esa área, es que a pesar de que los contaminantes dañan e interfieren el eje de control endócrino sexual de esos peces, aún existe reproducción, lo que sugiere la gran capacidad de la especie para sobrevivir en ese ambiente.

Para Olivares Rubio es importante que dependencias como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) elaboren estudios y normas sobre los riesgos tóxicos de los contaminantes en los cuerpos de agua en función de su uso, porque hay un hueco normativo.

También comprobó que la calidad del líquido que descarga la planta de tratamiento solo sirve para llenar los lagos y el riego de áreas verdes; se debe evitar que los seres humanos entren en contacto con él, ya que tiene concentraciones de varios contaminantes.