Clausuran locales de tatuajes y perforaciones en Coyoacán

Los locales operaban de manera clandestina dentro del Mercado Artesanal de Coyoacán y no cumplian con las precauciones sanitarias necesarias para ofrecer este servicio.
En la mayoría de los locales se otorgaba el servicio a menores de edad, sin pedir autorización de los padres.
En la mayoría de los locales se otorgaba el servicio a menores de edad, sin pedir autorización de los padres. (Pedro Dominguez)

Ciudad de México

La Secretaría de Salud capitalina clausuró 13 locales de tatuajes y perforaciones, que operaban de manera clandestina y sin cumplir con la normatividad vigente, dentro del Mercado Artesanal de Coyoacán.

El operativo en el que se colocaron sellos de suspensión por riesgo sanitario, se visitaron 38 locales, de los cuáles la mayoría tenían instalaciones tipo tianguis, lo que demuestraba a primera vista que no contaban con los requisitos necesarios para operar y los convierte en un foco de riesgo sanitario.

Elizabeth Toxqui Terán, directora de Servicios de Salud y Cuidados Personales de la Agencia de Protección Sanitaria, imformó que los establecimientos para la prestación de este tipo de servicio deben cumplir con 30 puntos de la norma sanitaria.

"Este lugar es un tianguis y por la tanto no cuentan con la infraestructura necesaria para poder prestar estos servicios, como agua potable, drenaje, luz eléctrica y equipo higiénico", expresó.

Se constató que los locatarios no tenían el Aviso de Funcionamiento y los tatuadores y perforadores no contaban con su Tarjeta de Control Sanitario que emite la Secretaría de Salud, "eso nos indica que estaban operando de manera clandestina", explicó.

La dependencia detalló que los productos ofrecidos no tenían factura o etiquetas que garantizaran su contenido ni la biocompatibilidad para uso humano, ya que pueden causar daño a la salud del cliente.

Además, no se realizaba la esterilización de los instrumentos con lo que se corría el riesgo de transmitir enfermedades como VIH y Hepatitis.

Los responsables de los puestos tampoco presentaron cartas de consentimiento de los usuarios; por ejemplo, en caso de ser menores de edad deben firmar un cuestionario, otorgar el permiso y que también tengan la autorización de los padres.

Uno de los locales fue suspendido cuando se realizaba una perforación a un joven sin el equipo adecuado y sin las debidas condiciones de salubridad, a pesar de que el perforador lo hacía con la misma pieza del arete y con guantes, no se consideró una garantía de la esterilidad de los materiales.